Entradas del mes de abril de 2018

 [Nota: Este artículo es una recopilación de todas las entradas publicadas durante este mes]

El cielo a simple vista en abril 2018

Astronomía

Por Josean Carrasco

Las estrellas brillantes que primero aparecen en el crepúsculo vespertino y destacan al anochecer son:

Sirio (Alpha CMa), Proción (Alpha CMi), Cástor (Alpla Gem), Pólux (Beta Gem), Capella (Alpha Aur), Aldebarán (Alpha Tau), Betelgeuse (Alpha Ori), Rígel (Beta Ori), Régulo (Alpha Leo), Espiga (Alpha Vir), Arturo (Alpha Boo) y Vega (Alpha Lyr)

También es visible en el crepúsculo vespertino Venus.


Las estrellas brillantes que destacan al final de la noche y las últimas en desaparecer en el crepúsculo matutino son: Arturo (Alpha Boo), Vega (Alpha  Lyr), Antares (Alpha Sco), Altair (Alpha Aql), Deneb (Alpha Cyg) y Espiga (Alpha Vir).

Los planetas visibles durante la noche y en el crepúsculo matutino son JúpiterMarte Saturno. También es visible Mercurio antes de amanecer a partir de mediados de mes

EL SOL EN ABRIL 2018

Tiempos en horario peninsular y valores de AR y Dec  J2000 durante el tránsito solar en Donostia

Día 1

Día 15

Día 30

Comienzo Crepúsculo Matutino

06:12

05:43

05:12

Orto

07:48

07:25

07:02

Tránsito

14:11

14:08

14:05

Ocaso

20:34

20:51

21:08

Final Crepúsculo Vespertino

21:13

22:35

23:00

Ascensión Recta

00h42m10s

01h33m30s

02h29m46s

Declinación

N 04 32′ 02″

N 09 45′ 29″

N 14 45′ 52″

El Sol se encuentra en PISCIS y entra en ACUARIO el día 19. El día 18 al mediodía Urano se encuentra en conjunción con el Sol

 

LA LUNA EN ABRIL 2018

 

Tiempos en horario peninsular de las fases lunares de este mes

Día

Hora

(Peninsular)

Constelación

Sale

Culmina

Se pone

Cuarto Menguante

8

09:18

Sgr

03:30

08:18

13:07

Luna

Nueva

16

03:57

Psc

07:59

14:36

21:23

Cuarto Creciente

22

23:46

Cnc

12:39

20:15

03:45

Luna Llena

30

02:58

Lib

20:33

02:10

07:39

En verde aparecen las horas del día anterior al señalado en la tabla y en rojo las del posterior. En celda naranja la Luna está bajo el horizonte a esa hora

 

Cortesía de Josean Carrasco

 

Tiempos en horario peninsular de los perigeos y apogeos lunares este mes

Día

Hora

(Peninsular)

Constelación

Distancia a la Tierra en Km

Apogeo

8

07:29

Sgr

404 146.6 km

Perigeo

20

16:39

Ori

368 713.4 km

Las horas en celda naranja  señalan que la Luna está bajo el horizonte.

 

 

 

 

 

PLANETAS EN ABRIL 2018

Ascensión Recta

Declinación (J2000)

Día 1

Cons

Día 15

Cons

Día 30

Cons

Mercurio

00h40m37s

Psc

00h17m26s

Psc

00h50m17s

Cet

+07 35′ 35″

+01 21′ 26″

+02 20′ 16″

Venus

01h55m08s

Ari

03h01m42s

Ari

04h16m41s

Tau

+11 16′ 42″

+17 17′ 35″

+22 08′ 13″

Marte

18h34m02s

Sgr

19h06m44s

Sgr

19h39m02s

Sgr

-23 33′ 10″

-23 17′ 54″

-22 46′ 39″

Júpiter

15h20m22s

Lib

15h15m29s

Lib

15h08m35s

Lib

-17 05′ 47″

-16 45′ 58″

-16 18′ 22″

Saturno

18h37m27s

Sgr

18h38m26s

Sgr

18h37m58s

Sgr

-22 16′ 27″

-22 15′ 22″

-22 15′ 41″

Urano

01h41m55s

Psc

01h44m55s

Psc

01h48m10s

Ari

+09 59′ 48″

+10 16′ 58″

+10 35′ 19″

Neptuno

23h05m03s

Aqr

23h06m47s

Aqr

23h08m22s

Aqr

-06 52′ 03″

-06 41′ 41″

-06 32′ 17″

Tablas con las coordenadas J2000 de los planetas a primeros, mediados y finales del mes a las 0hUTC. Fuente JPL      

 

Posiciones heliocéntricas de los planetas a mediados de abril 2018

 

MERCURIO                       

Día 1

Día 15

Día 30

magnitud

5.2

1.6

0.4

Sale

07:38

06:44

06:14

Culmina

14:08

12:52

12:27

Se oculta

20:38

18:59

18:41

Elongación

2.9º matutino

20.7º vespertino

27.0º vespertino

VENUS

Día 1

Día 15

Día 30

magnitud

-3.9

-3.9

-3.9

Sale

08:38

08:25

08:19

Culmina

15:27

15:38

15:54

Se oculta

22:16

22:53

23:31

Elongación

19.9º vespertino

23.3º vespertino

27.0º vespertino

MARTE          

Día 1

Día 15

Día 30

magnitud

0.3

0.0

0.4

Sale

03:38

03:14

02:45

Culmina

08:05

07:42

07:16

Se oculta

12:32

12:11

11:46

JÚPITER         

Día 1

Día 15

Día 30

magnitud

-2.4

-2.4

-2.5

Sale

23:56

22:55

21:47

Culmina

04:51

03:51

02:45

Se oculta

09:47

08:48

07:44

SATURNO       

Día 1

Día 15

Día 30

magnitud

0.5

0.4

0.4

Sale

03:35

02:41

01:42

Culmina

08:08

07:14

06:14

Se oculta

12:41

11:47

10:47

Inclinación del Polo Norte

25.5º

25.6º

25.5º

URANO               

Día 1

Día 15

Día 30

magnitud

5.9

5.9

5.9

Sale

08:30

08:30

06:40

Culmina

15:11

15:11

13:23

Se oculta

21:52

21:52

20:07

NEPTUNO               

Día 1

Día 15

Día 30

magnitud

8.0

8.0

7.9

Sale

06:57

06:57

05:05

Culmina

12:35

12:35

10:44

Se oculta

18:12

18:12

16:22

Tablas con las horas de visibilidad de los planetas a primeros, mediados y finales en horario peninsular. Fuente JPL       

                                                                                                      

El día 18 Saturno se encuentra estacionario en AR

ASTEROIDES BRILLANTES EN ABRIL 2018

Tabla de los asteroides brillantes (hasta mag 10) visibles durante el mes

AR | Dec J2000

mag

Sale

Se pone

Cons

(1) Ceres

08h50m44s | +29 57′ 04″

8.2

11:13

03:43

Cnc

(4) Vesta

18h10m35s | -17 29′ 40″

6.8

23:52

09:40

Sgr

Los valores de magnitud y las coordenadas J2000 son del día 15 a las 0h UTC. Las horas de salida y puesta también en UTC.  En rojo los asteroides en oposición este mes. Fuente JPL  

 

Trayectoria de (1) Ceres por entre las estrellas de CÁNCER a lo largo de abril 2018

METEOROS EN ABRIL 2018

Durante este mes tendremos la lluvia de meteoros de las Líridas, visibles desde el 16  hasta el 25 de abril con su máximo el día 22. Su radiante se mueve por los 271º AR y los 34º Dec. Los meteoros caen a una velocidad de 49 km/s y su THZ es de 18 (14-90).

Cortesía de Belén Santamaría

Más información en este enlace a SOMYCE la página web de la Sociedad de Observadores de Meteoros y Cometas de España

COMETAS BRILLANTES EN ABRIL 2018

Por cortesía de José Joaquín Chambó Bris, aquí un enlace a su blog COMETOGRAFÍA, una magnífica publicación con información actualizada sobre los cometas más brillantes visibles en nuestros cielos.

 

[Josean Carrasco, presidente de la Asociación Astronómica Izarbe de San Sebastián]

 

Resumen de la observación del 19 de enero de 2018

Astronomía

Por Fran Sevilla

Resumen gráfico de la observación del 19 de enero desde La Parrilla (Valladolid). A ver si para la próxima ocasión la condiciones son mejores.

 

 

Luna. 26 de enero de 2018

Astronomía

Por Fran Sevilla

La Luna fotografiada el pasado 26 de enero, a plena luz de día, siempre nos da un magnífico espectáculo. Todas están tomadas con el móvil. Las tres primeras con el telescopio dobson de 210 mm f/3,8, y la última a través del buscador.

 

5.000 días en Marte

Astronomía

Por Fran Sevilla

Crédito de la imagen: NASA/JPL-Caltech/Cornell/Universidad Estatal de Arizona/Texas A&M

El rover Opportunity cumplió el pasado 17 de febrero 5.000 días marcianos sobre la superficie del planeta rojo. Según indicó John Callas, director del Proyecto, “Cinco mil soles después del comienzo de nuestra misión de 90 soles, este asombroso rover todavía nos muestra sorpresas en Marte”.

Un “sol” marciano dura aproximadamente 40 minutos más que un día de la Tierra, y un año marciano dura casi dos años terrestres. El Sol 1 de Opportunity era el día de aterrizaje, el 25 de enero de 2004 (en Tiempo Universal). La misión principal fue inicialmente planeada para durar 90 soles. La NASA no esperaba que el rover sobreviviera durante el invierno marciano. El Sol 5.000 comenzó la madrugada del viernes 16 (hora universal). Opportunity ha trabajado activamente durante los meses de menor energía en su octavo invierno marciano.

Crédito de la imagan: NASA/JPL-Caltech/Universidad de Arizona/WUSTL

Desde la perspectiva del rover, en la ladera interior del borde occidental del Endeavour Crater, el hito de la salida del sol apareció sobre el borde oriental de la cuenca, a unos 22 kilómetros de distancia. Opportunity se ha desplazado más de 45 kilómetros desde su lugar de aterrizaje hasta su ubicación actual, a aproximadamente un tercio del camino descendente del Perseverance Valley, un canal poco profundo cortado desde la cresta del borde del suelo del cráter. El rover ha devuelto unas 225.000 imágenes, todas publicadas online.

Para Callas, “Hemos alcanzado muchos hitos, y este es uno más, pero más importante que los números es la exploración y los descubrimientos científicos”.

La misión fue noticia durante los primeros meses por la evidencia de agua subterránea y los ambientes de aguas superficiales en el antiguo Marte. Opportunity viajó a cráteres cada vez más grandes para mirar más adentro de Marte y rememorar la historia marciana, llegando al Cráter Endeavour en 2011. Los investigadores están ahora utilizando el rover para investigar los procesos que dieron forma al Perseverance Valley.

Fuente de la noticia: “5,000 Days on Mars; Solar-Powered Rover Approaching 5,000th Martian Dawn“, de NASA

 

La ventana del Hubble al pasado Cósmico

Astronomía

Por Fran Sevilla

Crédito de la imagen: ESA/Hubble & NASA, RELICS; Reconocimiento: D. Coe et al.

Esta imagen del Telescopio Espacial Hubble de NASA/ESA muestra el cúmulo de galaxias PLCK G004.5-19.5. Fue descubierto por el satélite Planck de la ESA a través del efecto Sunyaev-Zel’dovich, la distorsión de la radiación cósmica de fondo de microondas en la dirección del cúmulo de galaxias por electrones de alta energía en el gas existente dentro del cúmulo. La gran galaxia en el centro es la galaxia más brillante del cúmulo, y sobre ella se ve un arco de lente gravitacional delgado. Este arco es causado por las fuerzas gravitatorias del cúmulo, que desvían la trayectoria de la luz de las estrellas y galaxias situadas detrás de él, de forma similar a como una lente de vidrio desvía la luz.

Varias estrellas son visibles frente al cúmulo, reconocibles por sus picos de difracción, pero aparte de estas, todos los demás objetos visibles son galaxias distantes. Su luz se ha desplazado hacia el rojo por la expansión del espacio, haciéndolos aparecer más rojos de lo que realmente son. Al medir la cantidad de desplazamiento hacia el rojo, sabemos que su luz necesitó más de 5.000 millones de años para llegar hasta nosotros. La luz de las galaxias en el fondo tuvo que viajar incluso más que eso, convirtiendo a esta imagen en una ventana a los confines del universo.

Esta imagen fue tomada por las cámaras ACS y Wide Field Camera 3 (WFC3) del Hubble como parte de un programa de observación llamado RELICS (Reionization Lensing Cluster Survey). RELICS visualizó 41 cúmulos de galaxias masivos con el objetivo de encontrar las galaxias distantes más brillantes para que sean estudiados por el próximo Telescopio Espacial James Webb de la NASA.

Fuente de la noticia: “Hubble’s Window into the Cosmic Past“, de NASA.

 

La constelación de Coma Berenice

Astronomía

Por Fran Sevilla

Constelación de Coma Berenice. Fuente: Wikipedia

La constelación de Coma Berenice o la Cabellera de Berenice, es una constelación situada entre Leo, Canes Venatici, Virgo y la Osa Mayor. Berenice era la esposa de Ptolomeo III. Ptolomeo III fue a la guerra contra Seleuco II, rey de Siria. Berenice, preocupada por la vida de su esposo ofreció a Afrodita su larga cabellera si éste volvía vivo al hogar. Cuando esto ocurrió, Berenice cumplió su palabra cortándose la cabellera y depositándola en el templo. Sin embargo la cabellera fue robada. El astrónomo Conón de Samos, les mostró a Ptolomeo III y Berenice, que la cabellera había aparecido en el firmamento en forma de un conjunto de estrellas.

Coma Berenica. Fuente: Cartes du Ciel.

Estrellas

Alfa Coma: Es una estrella de la magnitud +4,3 y se trata de un sistema triple. Aunque normalmente la estrella alfa suele ser la más brillante, en este caso, por poco, no lo es.

Beta Coma: Estrella de la magnitud +4,2, siendo la más brillante de la constelación.

Gamma Coma: Estrella de la magnitud +4,4.

2 Coma: Sistema doble con componentes de las magnitudes +5,8 y +7,4. Colores amarillo y verde.

12 Coma: Sistema triple con componentes de las magnitudes +4,8, +11,8 y +8,3. Entre las dos primera componentes hay una separación angular de 35″

31 Coma: Estrella que coincide visualmente con el polo norte galáctico.

Objetos de cielo profundo

Melotte 111: También conocido como Aglomeración estelar de Coma. Es un cúmulo abierto de 5º y unas 40 estrellas débiles. Se encuentra a 250 años luz.

M64: Galaxia también conocida como Galaxia del Ojo Negro, debido a una notable cantidad de material oscuro sobre el núcleo, posible consecuencia de un gran cataclismo galáctico. Se trata de una potente radiofuente. Es una galaxia espiral de tipo Sb, de la magnitud +8,4 y situada a 44.000.000 años luz.

M85: También conocida como NGC4382. Es una galaxia de la magnitud +9,2 situada a 45.000.000 años luz. Se trata de una galaxia de dimensiones y masa similar a la nuestra.

Estas galaxias pertenecen al cúmulo de Virgo, por lo que la constelación es rica en este tipo de objetos. También hay otras galaxias muy conocidas como M88, M91, M98, M99 o M100.

Exoplanetas

XO-3 b:  Descubierto en 2007, está situado a 660 años luz tiene 12 veces la masa de Júpiter.

HD 108874 b y c: Descubiertos en 2003 y 2005, están situados 223 años luz y tienen masas similares a la de Júpiter.

HD 114762 b: Descubierto en 1989 y confirmado en 1996, está a 130 años luz y tiene una masa de 11 veces la de Júpiter.

Galaxia M88. Fuente: Wikipedia


Otra mirada casi una década después de aterrizar Mars Phoenix

Astronomía

Por Fran Sevilla

Crédito de la imagen: NASA/JPL-Caltech/Universidad de Arizona

Una imagen reciente desde la órbita de Marte del lugar donde la misión Phoenix Mars de la NASA aterrizó en el lejano norte de Marte hace casi una década muestra que el polvo ha cubierto algunas marcas del aterrizaje.

El módulo de aterrizaje de Phoenix, además de su caparazón posterior y el paracaídas, todavía se puede ver en la imagen tomada el 21 de diciembre de 2017 por la cámara HiRISE (High Resolution Imaging Science Experiment) del Mars Reconnaissance Orbiter de la NASA. Pero la comparación con una imagen de aproximadamente dos meses después del aterrizaje del 25 de mayo de 2008 muestra que las zonas de terreno que se habían oscurecido por la eliminación del polvo durante los eventos de aterrizaje se han cubierto nuevamente de polvo.

En agosto de 2008, Phoenix completó su misión de tres meses estudiando hielo marciano, suelo y atmósfera. El módulo de aterrizaje funcionó durante dos meses adicionales antes de que la reducida luz solar causara que la energía fuera insuficiente para mantener el módulo funcionando. No fue diseñado para sobrevivir a través de las condiciones oscuras y frías de un invierno ártico marciano.

Fuente de la noticia: “Nearly a Decade After Mars Phoenix Landed, Another Look“, de NASA.

 

Todas las estrellas resplandecientes

Astronomía

Por Fran Sevilla

Crédito de la imagen: NASA, ESA y T. Brown (STScI)

Esta imagen del Telescopio Espacial Hubble de un brillante joyero repleto de estrellas que captura el corazón de nuestra Vía Láctea. Viejas estrellas gigantes rojas conviven con sus primas más jóvenes y más abundantes, como el Sol, en esta región repleta del centro de nuestra galaxia. La mayoría de las estrellas azules brillantes de la imagen son estrellas recientemente formadas y están ubicadas en el disco de la galaxia. Los astrónomos estudiaron 10.000 de estas estrellas similares al Sol en imágenes de archivo del Hubble durante un período de nueve años para descubrir pistas sobre la evolución de nuestra galaxia.

El estudio reveló que el abultamiento central de la Vía Láctea es un entorno dinámico en el que las estrellas envejecen a diferentes velocidades. Los investigadores también encontraron que los movimientos de estas estrellas son diferentes, dependiendo de la composición química de una misma. Las estrellas más ricas en elementos más pesados ??que el hidrógeno y el helio tienen menos movimientos desordenados, pero están en una órbita alrededor del centro galáctico más rápida que las estrellas más viejas, que son deficientes en elementos más pesados.

La imagen es un mosaico de fotografías tomadas en el infrarrojo cercano y luz visible con la Wide Field Camera-3 del Hubble. El centro de nuestra galaxia está a unos 26.000 años luz de distancia.

Fuente de la noticia: “All the Glittering Stars“, de NASA.

 

Polvorienta nube espacial

Astronomía

Por Fran Sevilla

Crédito de la imagen: ESA/NASA/JPL-Caltech/STScI

Esta imagen muestra la Gran Nube de Magallanes en luz infrarroja vista por el Observatorio Espacial Herschel, una misión liderada por la Agencia Espacial Europea con importantes contribuciones de la NASA y el Telescopio Espacial Spitzer de la NASA. En los datos combinados de los instrumentos, esta cercana galaxia parece una explosión ardiente y circular. Sin embargo, no es fuego; esas cintas en realidad son gigantescas ondas de polvo que abarcan decenas o cientos de años luz. Importantes campos de formación de estrellas se ven en el centro, justo a la izquierda del centro y a la derecha. La región más brillante de centro izquierda se llama 30 Doradus, o la Nebulosa de la Tarántula, por su apariencia en luz visible.

Los colores en esta imagen indican las temperaturas en el polvo que impregna la nube. Las regiones más frías muestran que la formación de estrellas se encuentra en sus etapas más tempranas o que está cortada, mientras que las extensiones cálidas apuntan a nuevas estrellas que calientan el polvo circundante. Las áreas y los objetos más fríos aparecen en rojo, lo que corresponde a la luz infrarroja captada por el Spectral and Photometric Imaging Receiver de Herschel a 250 micrómetros. La Photodetector Array Camera and Spectrometer de Herschel rellena las bandas de temperatura media, que se muestran aquí en verde, a 100 y 160 micrómetros. Los puntos más cálidos aparecen en azul, cortesía de datos en 24 y 70 micrómetros de Spitzer.

Fuente de la noticia: “Dusty Space Cloud“, de NASA.

 

1.500.000 de visitas. 1.500.000 de gracias

Astronomía

Por Fran Sevilla

Vega 0.0 ha alcanzado la magnífica cifra de 1.500.000 visitas en sus 7 años y medio. Vega 0.0 arrancó gracias a Verónica Casanova el 19 de septiembre de 2010, y estas visitas están acumuladas en dos etapas muy diferenciadas. La primera desde su inicio hasta febrero de 2016, momento en el cual se realizó una migración a un nuevo CMS y con 1.297.120 visitas acumuladas. Desde ese momento hemos acumulado otras 204.000.

¡Gracias a tod@s!

Hallazgos de Juno de la NASA: los chorros de Júpiter son desconocidos

Astronomía

Por Fran Sevilla

Crédito de la imagen: NASA/JPL-Caltech/SwRI/ASI/INAF/JIRAM

Los datos recopilados por la misión Juno de la NASA a Júpiter indican que los vientos atmosféricos del planeta gigante gaseoso corren en lo profundo de su atmósfera y duran más que los procesos atmosféricos similares que se encuentran aquí en la Tierra. Los hallazgos mejorarán la comprensión de la estructura interior de Júpiter, la masa del núcleo y, finalmente, su origen.

Otros resultados científicos de Juno publicados incluyen que los ciclones masivos que rodean los polos norte y sur de Júpiter son características atmosféricas perdurables y diferentes a cualquier otra cosa que se encuentre en nuestro sistema solar. Los hallazgos son parte de una colección de cuatro artículos sobre los resultados científicos de Juno que se publicaron en la edición del 8 de marzo de la revista Nature.

Crédito de la imagen: NASA/JPL-Caltech/SwRI/ASI/INAF/JIRAM

Según Scott Bolton, investigador principal de Juno del Southwest Research Institute (San Antonio, EEUU), “Estos asombrosos resultados científicos son otro ejemplo de las bolas curvas de Júpiter, y un testimonio del valor de explorar lo desconocido desde una nueva perspectiva con los instrumentos de nueva generación. La órbita única de Juno y su tecnología evolucionada de radio e infrarroja de alta precisión permitieron estos descubrimientos que cambian el paradigma. Juno ha completado un tercio de su misión principal, y ya estamos viendo los comienzos de un nuevo Júpiter”.

La profundidad a la que se extienden las raíces de las famosas zonas y cinturones de Júpiter ha sido un misterio durante décadas. Las mediciones de gravedad recolectadas por Juno durante sus sobrevuelos cercanos al planeta ahora han proporcionado una respuesta.

Para Luciano Iess, co-investigador de Juno de la Universidad Sapienza de Roma y autor principal de un artículo de Nature sobre el campo gravitatorio de Júpiter, “La medición de Juno del campo gravitatorio de Júpiter indica una asimetría norte-sur, similar a la asimetría observada en sus zonas y cinturones”.

Crédito de la imagen: NASA/JPL-Caltech/SwRI/ASI/INAF/JIRAM

En un planeta gaseoso, tal asimetría solo puede provenir de flujos en las profundidades del planeta; y en Júpiter, las corrientes en chorro visibles hacia el este y hacia el oeste son también asimétricas al norte y al sur. Cuanto más profundos son los chorros, más masa contienen, lo que lleva a una señal más fuerte detectable del campo gravitatorio. Por lo tanto, la magnitud de la asimetría en la gravedad determina la profundidad a la que se extienden las corrientes en chorro.

Yohai Kaspi, co-investigador de Juno del Instituto de Ciencia Weizmann (Rehovot, Israel), señaló que “Galileo vio las bandas en Júpiter hace más de 400 años. Hasta ahora, solo teníamos una comprensión superficial de ellas y hemos podido relacionar estas rayas con las características de las nubes a lo largo de los chorros de Júpiter. Ahora, siguiendo las mediciones de gravedad de Juno, sabemos cuán profundo se extienden los chorros y cuál es su estructura debajo de las nubes visibles. Es como pasar de una imagen 2D a una versión 3D en alta definición”.

El resultado fue una sorpresa para el equipo de científicos de Juno porque indicaba que la capa era más masiva, extendiéndose mucho más profundo de lo que se esperaba. La capa desde su máxima altura hasta una profundidad de 3.000 kilómetros, contiene alrededor del 1% de la masa de Júpiter (alrededor de 3 masas terrestres).

Tal y como señaló Kaspi, “Por el contrario, la atmósfera de la Tierra es menos de una millonésima parte de la masa total de la Tierra. El hecho de que Júpiter tenga una región tan masiva rotando en bandas separadas este-oeste es definitivamente una sorpresa”.

El hallazgo es importante para comprender la naturaleza y los posibles mecanismos que impulsan estas fuertes corrientes en chorro. Además, la firma de la gravedad de los chorros está entrelazada con la señal de la gravedad del núcleo de Júpiter.

Otro resultado de Juno publicado sugiere que debajo de esta capa, el planeta gira casi como un cuerpo rígido. Para Tristan Guillot, co-investigador de Juno de la Université Côte d’Azur (Niza, Francia) y autor principal del artículo sobre el interior profundo de Júpiter, “Este es realmente un resultado sorprendente, y las mediciones futuras de Juno nos ayudarán a entender cómo funciona la transición entre la capa superior y el cuerpo rígido de abajo. El descubrimiento de Juno tiene implicaciones para otros mundos en nuestro sistema solar y más allá. Nuestros resultados implican que la región externa con rotación diferencial debería ser al menos tres veces más profunda en Saturno y menos profunda en planetas gigantes masivos y estrellas enanas marrones”.

Un resultado verdaderamente sorprendente publicado en los artículos de Nature es la nueva y hermosa imagen de los polos de Júpiter capturada por el instrumento Jovian Infrared Auroral Mapper (JIRAM) de Juno. Fotografiando en la parte infrarroja del espectro, JIRAM captura imágenes de luz que emergen desde lo más profundo de Júpiter igualmente bien de noche o de día. JIRAM sondea la capa de 50 a 70 kilómetros por debajo de las nubes de Júpiter.

Alberto Adriani, co-investigador de Juno del Instituto de Astrofísica Espacial y Planetología de Roma y autor principal del artículo, indicó que “Antes de Juno no sabíamos cómo era el clima cerca de los polos de Júpiter. Ahora, hemos podido observar el clima polar de cerca cada dos meses. Cada uno de los ciclones del norte es casi tan ancho como la distancia entre Nápoles y la ciudad de Nueva York, y los del sur son incluso más grandes que eso. Tienen vientos muy violentos, alcanzando en algunos casos, velocidades tan altas como 350 kilómetros por hora. Finalmente, y quizás lo más notable, son muy cercanos y perdurables. Que sepamos, no hay nada como eso en el sistema solar”.

Los polos de Júpiter contrastan marcadamente con los cinturones y zonas naranjas y blancas más familiares que rodean el planeta en las latitudes más bajas. Su polo norte está dominado por un ciclón central rodeado por ocho ciclones circumpolares con diámetros que van de 4.000 a 4.600 kilómetros de ancho. El polo sur de Júpiter también contiene un ciclón central, pero está rodeado por cinco ciclones con diámetros que van desde 5.600 a 7.000 kilómetros de diámetro. Casi todos los ciclones polares, de ambos polos, están tan densamente empaquetados que sus brazos espirales entran en contacto con los ciclones adyacentes. Sin embargo, por muy espaciados que estén los ciclones, se han mantenido separados, con morfologías individuales durante los siete meses de observaciones incluidos en el estudio.

Para Adriani “La pregunta es, ¿por qué no se fusionan? Sabemos con los datos de Cassini que Saturno tiene un vórtice ciclónico único en cada polo. Estamos empezando a darnos cuenta de que no todos los gigantes gaseosos son iguales”.

Los resúmenes de los papers del 8 de marzo pueden ser encontrados online en la siguientes direcciones web:
– Medidas del campo gravitatorio asimétrico de Júpiter: http://nature.com/articles/doi:10.1038/nature25776
– Chorros atmosféricos de Júpiter que se extienden miles de kilómetros en profundidad: http://nature.com/articles/doi:10.1038/nature25793
– Una supresión de la rotación diferencial en el interior profundo de Júpiter: http://nature.com/articles/doi:10.1038/nature25775
– Cúmulos de ciclones rodeando los polos de Júpiter: http://nature.com/articles/doi:10.1038/nature25491

Fuente de la noticia: “NASA Juno Findings – Jupiter’s Jet-Streams Are Unearthly“, de NASA.

 

Dibujo: Mano izquierda

Dibujo

Por Fran Sevilla

Dibujo de una mano (izquierda). Realizado con bolígrafo sobre papel blanco.

 

Resplandor en la ventana

Astronomía

Por Fran Sevilla

Crédito de la imagen: NASA/JPL-Caltech/Space Science Institute

En esta imagen, la Cassini de la NASA observa Saturno y sus anillos a través de una “bruma” de reflejos del Sol en la lente de la cámara. Si pudieras viajar a Saturno en persona y mirar por la ventana de tu nave espacial cuando el Sol estuviera en cierto ángulo, podrías ver una vista muy similar a esta.

Las imágenes tomadas con filtros espectrales rojo, verde y azul se combinaron para mostrar la escena en color natural. Las imágenes fueron tomadas con la cámara gran angular de la Cassini el 23 de junio de 2013, a una distancia de aproximadamente 790.500 kilómetros de Saturno.

La nave espacial Cassini finalizó su misión el 15 de septiembre de 2017.

Fuente de la noticia: “Glare on the Window“, del JPL.

 

Capas heladas en cráteres marcianos

Astronomía

Por Fran Sevilla

Crédito de la imagen: NASA/JPL-Caltech/Universidad de Arizona

En esta imagen del Mars Reconnaissance Rover (MRO) de la NASA, se puede ver el borde de un montículo de hielo en uno de estos cráteres de latitudes medias. Algunos de ellos ya han sido eliminados, por lo que podemos ver capas que solían estar en el interior del cráter. Los científicos usan depósitos de hielo como estos para descubrir cómo ha cambiado el clima en Marte. Otra ventaja de identificar este hielo es que unos posibles futuros astronautas tendrán suficiente agua potable.

Los científicos ahora se dan cuenta de que el hielo es muy común en la superficie marciana. A menudo llenaba los cráteres y valles en las latitudes medias en el pasado, aunque cuando está cubierto de polvo puede ser difícil de reconocer. Hoy el clima en Marte hace que este hielo sea inestable y parte se haya evaporado.


Fuente de la noticia: “Icy Layers in Craters“, de JPL.

 

Dibujo: Corazón

Dibujo

Por Fran Sevilla

Dibujo de un corazón, realizado con bolígrafo sobre papel blanco.

 

Canción de hielo y luz

Astronomía

Por Fran Sevilla

Crédito de la imagen: NASA/JPL-Caltech/Space Science Institute

En esta imagen capturada por la nave espacial Cassini de la NASA el 1 de noviembre de 2009, la luna de Saturno Encelado se desplaza ante los anillos y la diminuta Pandora. Toda la escena está iluminada por el Sol, proporcionando una sorprendente iluminación para las partículas heladas que forman los anillos y los chorros que emanan del polo sur de Encelado, que tiene aproximadamente 505 kilómetros de diámetro. Pandora, que tiene aproximadamente 84 kilómetros de diámetro, estaba en el lado opuesto de los anillos respecto de Cassini y Encelado cuando se tomó la imagen. Esta imagen también mira hacia el lado nocturno de Pandora, que está iluminado por la tenue luz dorada que se refleja de Saturno.

Esta imagen en color natural fue tomada en luz visible con la cámara de ángulo estrecho de la nave espacial Cassini a una distancia de aproximadamente 240.800 kilómetros de Encelado y 566.800 kilómetros de Pandora.

La nave espacial Cassini finalizó su misión el 15 de septiembre de 2017.

Fuente de la noticia: “A Song of Ice and Light“, de JPL.


Dibujo: Puente de Santa Teresa

Dibujo

Por Fran Sevilla

 

Hoy cuando he ido a pasear por el parque Ribera de Castilla (Valladolid), en lugar de sacar fotografías, he preferido tirar de lápiz y bolígrafo… Dibujo del puente de Santa Teresa. El papel era de poco gramaje y no ha soportado mucho antes de arrugarse. He aprovechado al escanear el dibujo para también incluir una versión invertida y otra posterizada.

 

 

Pequeña erupción solar y CME

Astronomía

Por Fran Sevilla

Crédito de la imagen: NASA/GSFC/Solar Dynamics Observatory

El pasado 22 de enero de 2018 el Sol “disparó” un CME (Coronal Mass Ejection) asociado con una pequeña erupción solar. Se puede ver la erupción de plasma cuando un bucle de campo magnético se rompió. La imagen fue tomada en la longitud de onda del ultravioleta extremo.

Fuente: “Small Flare and a Coronal Mass Ejection“, de JPL.

 

Nuestra primera astrofotografía desde Valdunquillo. 24 de marzo de 2018

Astronomía

Por Fran Sevilla

Verónica Casanova y yo arrancamos un nuevo proyecto que nos ilusiona mucho. Estas son nuestras primeras astrofotografías desde Valdunquillo, una localidad situada a unos 80 kilómetros de Valladolid, en el norte de la provincia, muy cerca del límite con León y Zamora.
Aunque son las primeras fotografías, ya pudimos disfrutar el 20 de febrero de su magnífico cielo nocturno y de la luz zodiacal a pesar una luna a más del 20%.

El pasado 24 de marzo tomamos estas fotografías con la Nikon D5300 y objetivo 18-55 mm, a pesar de una Luna del 50% y mucha nubosidad.
La primera de ellas es la Osa Mayor (10 segundos a 3200ISO, es un recorte de otra mayor, que incluyo al final). Finalmente otra fotografía de la Luna a primera hora de la tarde.

 

Sigue online el lanzamiento de la misión TESS

Astronomía

Por Fran Sevilla

Tal y como nos ha advertido Albert, visitante de nuestra página, esta noche se lanzará la misión TESS a bordo de un cohete SpaceX Falcon 9. TESS (Transiting Exoplanet Survey Satellite) es una misión de la NASA cuyo objetivo es el descubrimiento de milles de exoplanetas. Durante dos años monitorizará unas 200.000 estrellas buscando tránsitos de exoplanetas.

El lanzamiento ocurrirá en breves horas, entre las 00:32 hoas y las 00:32 horas (día 17 de abril de 2018), hora oficial española. Podéis seguirlo en está misma entrada en el streaming incluido. También podéis realizarlo en las siguientes webs:

NASA TV

SpaceX TESS Mission

Podéis encontrar más información sobre la misión TESS en la página web de la misión.

¡Gracias Albert!

Crédito: NASA/Wikipedia

 

Paso de la ISS. 24 de marzo de 2018

Astronomía

Por Fran Sevilla

Fotografía del paso de la ISS cerca de la Luna, desde Valdunquillo (Valladolid), realizada con Verónica Casanova el pasado 24 de marzo. Focal de 18 mm. Apilado de 29 imágenes de 4 segundos cada una a f/3,5 3200ISO. A la izquierda se ve Sirio y Proción, a derecha la Luna y Orión.

Se incluye el gráfico de la trayectoria, obtenida de Heavens-Above.

Crédito: Heavens-Above http://www.heavens-above.com/

 

Dibujo: Astronauta Alan Bean del Apolo XII

AstronomíaDibujo

Por Fran Sevilla

Dibujo del astronauta Alan Bean del Apolo XII. Realizado sobre papel negro con lápiz Conté Blanco 630, pasteles blanco 101, gris 74, 94 y 230, rojo 191, azul 51, grafito HB, carboncillo 4B y difumino.

 

Líridas 2018: Guía de observación

Astronomía

Por Fran Sevilla

[Artículo cedido por Astrofísica y Física]

En el mes de abril se produce la lluvia de estrellas de las Líridas. Los meteoros de esta lluvia tienden a ser muy brillantes con restos estelares muy persistentes ya que penetran profundamente en la atmósfera terrestre. En los últimos años se ha observado un promedio de 10 a 20 meteoros por hora.

Este fenómeno se produce cuando nuestro planeta, en su órbita alrededor del Sol, atraviesa los residuos polvorientos dejados por el cometa Thatcher. Este cometa fue descubierto el 5 de abril de 1861 por el astrónomo AE Thatcher de Nueva York. Por entonces contaba con una magnitud de 7,5 y se encontraba en dirección a la constelación de Draco. Fue descrito como “una nebulosa sin cola de 2 minutos de arco de diámetro, con una condensación central.”

Su posterior estudio estableció que la órbita del cometa era elíptica y que su periodo era de 415 años.

Existen registros de la observación de esta lluvia desde el año 687 a.C, siendo uno de los eventos astronómicos más antiguos en registrarse. La THZ, o número máximo de meteoros observados en condiciones favorables, suele ser aproximadamente de entre 14 y 23 meteoros por hora lo que supone entre unos 8 y 15 meteoros por hora reales. En las mejores condicionas podrían observarse hasta tres meteoros por minuto. Pero en varios años se han observado estallidos que han elevado esta tasa a cifras muy superiores, como las ocurridas en 1803, 1922 y 1982. Por ejemplo, en 1982 se alcanzaron los 200 meteoros por hora. Por ello, los científicos clasifican a esta lluvia de estrellas como impredecible. ¿Qué ocurrirá este año?

 

Las liridas pueden observarse desde el 18 hasta el 25 de abril, pero no se espera una actividad alta fuera del pico central. El máximo ocurrirá el 22 de abril a las 18:00 UT.

La noche del 22, el radiante se encontrará en el este de Hércules, a siete grados al suroeste de la estrella brillante Vega (Alpha Lyrae). Esta área del cielo se encuentra cerca o debajo del horizonte durante las horas de la tarde, dependiendo de su latitud.

Después de medianoche, ya alcanza una altura considerable sobre el horizonte, momento en el que el fenómeno podrá observarse en mejores condiciones. El Cuarto Creciente lunar será el propio 22 de abril, por lo que nos molestará para la observación hasta su puesta, hacia las 3 de la madrugada.

La THZ se sitúa entre los 14 y 23 meteoros por hora, lo que supone ver entre 8 y 15 meteoros por hora reales. En astronomía, la tasa horaria zenital (THZ, también escrito tasa horaria cenital, THC) es el número máximo calculado de meteoros que un observador ideal podría ver bajo un cielo perfectamente claro y con el radiante ubicado directamente en el cenit. Este valor es dado en términos de meteoros por hora.

Los meteoros son moderados-rápidos de color blanco en su mayoría. Ocasionalmente, se podría observar algún bólido.

Por otra parte, no debemos olvidar que en estas fechas el frío nocturno es muy acusado por lo que debemos ir muy equipados de la ropa adecuada aconsejándose llevar más abrigo del que se crea necesario. También se debe incluir en el equipaje de observación comida y bebidas calientes.

Para observar el número máximo de meteoros es necesario alejarse lo más posible de las ciudades y de las fuentes de luz contaminantes. Como no es necesario el empleo de prismáticos ni ningún otro instrumental astronómico, se recomienda llevar una silla reclinable para estar lo más cómodo posible.

Guía para la observación de meteoros.

 

En este artículo: ¿Qué son los meteoros? podéis aprender más sobre la naturaleza de este fenómeno.

Y en este enlace: Guía de Observaciones Visuales, podéis encontrar información sobre cómo se observa una lluvia de estrellas si no lo habéis hecho antes.

La observación visual

Para la observación de meteoros disponemos de varias técnicas, entre las cuales, las más accesibles a los aficionados son la visual, la fotográfica y la telescópica. Además también se suelen realizar observaciones con equipos de vídeo, radar y últimamente debido a las ventajas de las cámaras CCD, también con CCDs. Cada una de ellas dispone de una serie de ventajas e inconvenientes.

Antes de comenzar cualquier observación deberemos preparar todo el material, como bolígrafos, los partes de observación, mapas, en casos de observación visual las tablas de magnitud límite, una linterna roja, a ser posible de las que tienen pinza para tener las manos libres, un reloj y una tabla donde apoyar las hojas. Así mismo es importante tener una silla cómoda. Y sobre todo mucha ropa de abrigo y termo con café.

Antes de empezar a observar en cada intervalo de tiempo prepararemos los mapas de las zonas a estudiar y situaremos visualmente el punto radiante para clasificar claramente la asociación o no de un meteoro al radiante. Si bien, hacer esto no es aconsejable en las primeras observaciones pues corremos el riesgo de asociar todos los meteoros vistos al radiante por pura sugestión.

La técnica visual es la más accesible de todas ellas, y posiblemente la más sencilla de realizar dentro de la astronomía amateur. De todas las maneras de observar meteoros ésta es la más practicada con diferencia. Solamente necesitamos unos cielos limpios, transparentes, con una magnitud límite que no debe bajar de la 5, y paciencia. Consiste en observar el cielo e ir anotando los meteoros que vamos viendo.

Los mínimos datos a recoger son el radiante del que procede el meteoro y la magnitud visual del mismo. Datos como el color únicamente los tomaremos cuando la actividad sea muy baja y el registrar dicho dato no suponga el perder de manera notable atención a la observación. Otro dato también interesante a registrar es la velocidad, si bien, en caso de no anotarla, deberemos tenerla en cuenta a la hora de clasificar un meteoro dentro de un radiante. Por ejemplo, un meteoro de velocidad lenta no puede ser clasificado como Perseida, pues la característica de este radiante son las altas velocidades.

También es habitual dibujar en unos mapas diseñados a tal efecto los trazos de los meteoros, para mejorar la precisión en la clasificación de los mismos. Este se vuelve especialmente importante cuando trabajamos con los denominados complejos de radiantes, donde se sitúan en una pequeña área del cielo varios radiantes, tales como las virgínidas en Marzo, el complejo de Acuario en Julio y las Táuridas en Noviembre, pues así se puede clasificar con mayor precisión los miembros de cada radiante.

La observación visual hay que realizarla en intervalos de tiempo no inferiores a 45 minutos, ni tampoco realizar observaciones muy prolongadas sin descansos.

Según sea la actividad deberemos modificar nuestra manera de registrar los datos.

Con baja actividad, podemos rellenar la mayor parte de los datos del parte de observaciones. Podemos tomar datos como la hora exacta sin ser necesario registrar con precisión de segundos, el color, la velocidad, dibujar el trazo, etc…

En caso de actividades altas, deberemos centrarnos en los datos más importantes para intentar perder el menor número de meteoros mientras realizamos nuestras anotaciones, por supuesto nos olvidamos de dibujar su trazo en el mapa. Fundamentales son los datos de la magnitud y el radiante al que está asociado. En caso de no darnos tiempo a registrar la hora podemos realizar una agrupación por intervalos de tiempo.

En caso de actividad muy alta únicamente deberemos centrarnos en el radiante de alta actividad omitiendo el registro de los meteoros esporádicos o asociados a otros radiantes. Si aún así no somos capaces de seguir la actividad iremos apuntando los meteoros más brillantes de manera que seamos capaces de registrar la mayor cantidad de ellos dentro de un rango de magnitudes inferior.

En estos casos de actividad alta podemos recurrir a otro método diferente al de anotar los datos en papel. Consiste en registrar los datos en una grabadora etiquetando la cinta con el intervalo de tiempo en el cual se realizó la observación. Este método permite registrar la actividad con un mínimo tiempo muerto, que puede rondar a los 5 segundos contra los 30 segundos que puede significar el registro en papel, además de no ser necesario perder la atención del cielo. La desventaja de esta técnica reside en que en caso de estar acompañado, las voces de los acompañantes también quedan registradas.

Así mismo nuestras observaciones se deben centrar en una distancia de 40º del radiante en estudio. Otro error habitual es realizar en observaciones en grupo el registro de los datos de todos los observadores en el mismo parte. Esto anula totalmente la validez de la observación. Cada observador debe usar su parte y realizar sus mediciones de magnitud límite individualmente.

El registro fotográfico

Perseida fotografiada por Fran Sevilla, pasando sobre la galaxia de Andrómeda.

La técnica fotográfica tiene como ventaja la precisión de la medida de los trazos, cosa muy difícil de lograr en técnicas visuales, sin embargo el campo visual de esta técnica es generalmente más reducida a no ser que usemos gran angulares, y el rango de magnitudes está más limitado, pues generalmente es difícil registrar meteoros con magnitudes más débiles de la 2, mientras que en visual y con buenas condiciones podemos llegar incluso a la 5. Debemos tener en cuenta que si la relación poblacional de un radiante es de 2,5, significa que son visibles 2,5 veces más de meteoros de la magnitud 3 que de la 2.

Trabajando con varias estaciones separadas entre sí, generalmente unos 100 kilómetros se pueden determinar datos tales con la altura de comienzo y finalización del trazo o datos tan importantes como los elementos orbitales del meteoro.

Para esta técnica podemos usar una cámara réflex con un objetivo de 18 mm de focal sobre un trípode y sensibilidad de 800 ó 1600 ISO. De todos modos deberíamos hacer seguimiento con la cámara pues de lo contrario será obligatorio anotar la hora en que cada meteoro fue fotografiado, pues si no lo hacemos así para determinar su comienzo y final no podremos usar como referencia los trazos de las estrellas.

Además se suelen realizar las tomas con un obturador giratorio, que muestra en la fotografía el trazo del meteoro de manera discontinua, permitiendo calcular la velocidad el mismo.

Un reto: la observación telescópica

La tercera técnica consiste en la denominada observación telescópica la  cual puede ser llevada a cabo o con telescopio o con unos prismáticos. La observación con prismáticos, es la más cómoda y agradable. Esta técnica las ventajas que tienen son gran precisión en determinar el trazo del meteoro y un rango que magnitudes que en prismáticos de 50 mm pueden alcanzar la 9 y en prismáticos de 80 mm hasta la 10 y 11. En el caso de telescopios estos deben ser preferiblemente reflectores muy luminosos, aconsejándose el uso de dispositivo binocular y con un campo nunca inferior a los 2º.

Sin embargo tiene dos desventajas muy notables, por un lado lo incómodo que puede llegar a resultar la observación por el hecho de tener que mirar prolongadamente por un ocular forzando generalmente posturas para realizarlo, y a que el campo visualizado es muy pequeño, con lo cual el número de meteoros observados es bastante reducido.

Generalmente esta técnica no es costosa pues con unos sencillos prismáticos de 50 mm ya nos es suficiente. Estos prismáticos suelen ofrecer un campo de 5º si trabajamos con 10 aumentos, lo cual es un campo agradable de trabajar, si bien serán aún mejores los de 7 aumentos, pues ofrecen 7º de campo y son más luminosos. De todos modos los prismáticos que generalmente mejores resultados ofrecen son los de 80 mm con 11 aumentos.

Generalmente los trípodes comunes que usamos para los prismáticos no suelen ser cómodos para este tipo de observación, por lo que se hace aconsejable construirse uno mismo un sistema de soporte de prismáticos en forma de horquilla que permita observar cómodamente sentado en por ejemplo un silla de playa con diferentes niveles de inclinación. Este sistema debe permitir disponer de las manos libres salvo para hacer los correspondientes ajustes para el seguimiento del centro del campo.

Los intervalos de observación suelen ser de 30 ó 40 minutos, por lo que es importante la comodidad, pues en una observación común, en dicho intervalo es muy probable que observemos entre 5 y 10 meteoros a lo sumo, por lo que apenas apartaremos nuestros ojos del ocular. Así mismo es fundamental realizar descansos.

Para estas observaciones es fundamental el dibujar el trazo del meteoro, y recoger datos como su magnitud y la velocidad. Está es una escala que va de la A a la F, siendo la A la velocidad más lenta, y F la más rápida. Generalmente es difícil clasificar los meteoros directamente y requiere un análisis más cuidado, pues la mayoría no comienzan o terminan en el campo de visión. Es importante familiarizarse con el campo y las estrellas antes de comenzar, e identificar las estrellas que usaremos para la comparación del brillo. Cuando observemos un meteoro, en lugar de pasar directamente a realizar el trazo en el papel, continuaremos observando por unos segundos para asegurarnos cuales son las estrellas que vamos a tomar de referencia para su punto de comienzo y su punto de finalización.

Algo fundamental en esta manera de observar es la precisión, pues sino tenemos cuidado, una de las ventajas de este método observacional se perdería. De hecho a la hora de medir las posiciones x e y del trazo en el mapa, se mide hasta con precisión de milímetro y se cuida la escala de la fotocopia del mapa. Así mismo en los partes existe una columna para indicar la fiabilidad de la observación.

 

Los centros de campo, denominados TFCs suelen situarse a 10 ó 15º del punto radiante. Existen ya juegos de mapas para cada radiante, en los cuales se indican estrellas de comparación.

[Artículo cedido por Astrofísica y Física]

 

Venus y la Luna. Multiexposición, bonus EPOD y más…. 17 de abril de 2018

Astronomía

Por Fran Sevilla

Fotografía de la conjunción del 17 de abril entre Venus y la Luna. Esta vez tomada desde el Paseo de Isabel la Católica (Valladolid). Son 30 imágenes de 1/8 segundos a 800ISO, con objetivo de 70 mm.

Y para sorpresa mía, hoy he podido arrancar la mañana con un tweet del Planetario de Madrid ¡dando los buenos días con esta fotografía!

Información y privacidad de Twitter Ads

Pero las sorpresas no terminan ahí. Esta fotografía también ha sido ¡bonus EPOD de hoy!  

¿Que más se puede pedir?

 

 

Luna y Venus. 17 de abril de 2018

Astronomía

Por Fran Sevilla

Fotografías de la Luna y Venus del anochecer del 17 de abril. Han sido tomadas desde dos lugares diferentes de Valladolid. Estas tres primeras fotografías son del primer lugar, la plaza de San Pablo. Tomadas con la Canon EOS500D a 400ISO. Focales de 70 mm, 130 mm y 300 mm.

 

El borde de la noche

Astronomía

Por Fran Sevilla

Crédito de la imagen: NASA/JPL-Caltech/Space Science Institute

La sombra de Saturno recorre los anillos en una imagen capturada el 5 de noviembre de 2006 por la nave espacial Cassini de la NASA. En la mitad inferior de la imagen, las innumerables partículas heladas que componen los anillos iluminadas por el sol a plena luz del día. En la mitad superior, se mueven a través de la sombra de Saturno. En el lado derecho de la imagen, el lado nocturno del planeta, débilmente iluminado por la luz reflejada del anillo, se puede ver a través de los huecos de los anillos oscurecidos.

Esta imagen es un mosaico de cuatro imágenes de luz visible tomadas con la cámara de ángulo estrecho de la Cassini a una distancia de aproximadamente 1,5 millones de kilómetros de Saturno. La nave espacial Cassini finalizó su misión el 15 de septiembre de 2017.


Fuente del artículo: “The Edge of the Night“, de NASA.

 

La impresionante superficie de Europa

Astronomía

Por Fran Sevilla

Crédito de la imagen: NASA/JPL-Caltech/SETI Institute

La desconcertante y fascinante superficie de la helada luna de Júpiter, Europa, ocupa un lugar predominante en esta imagen a color recién reprocesada, hecha a partir de imágenes tomadas por la nave espacial Galileo de la NASA a finales de la década de 1990. Esta es la imagen en color de Europa realizada por Galileo que muestra la porción más grande de la superficie de la luna con la resolución más alta.

La imagen fue publicada anteriormente como un mosaico con una resolución más baja y un color muy realzado. Para crear esta nueva versión, las imágenes se ensamblaron en una vista en color más realista de la superficie que se aproxima a cómo Europa se mostraría al ojo humano.

La escena muestra la asombrosa diversidad de la geología superficial de Europa. Largas grietas y crestas lineales se entrecruzan en la superficie, interrumpidas por regiones de terreno alterado donde la corteza de hielo superficial se ha roto y vuelto a congelar bajo nuevos patrones.

Las variaciones de color en la superficie se asocian con diferencias en el tipo y la ubicación de las características geológicas. Por ejemplo, las áreas que parecen azules o blancas contienen hielo de agua relativamente puro, mientras que las áreas rojizas y marrones incluyen componentes que no son hielo en concentraciones más altas. Las regiones polares, visibles a la izquierda y derecha de esta imagen, son notablemente más azules que las latitudes más ecuatoriales, que se ven más blancas. Se cree que esta variación de color se debe a las diferencias en el tamaño del grano de hielo en las dos ubicaciones.

Las imágenes tomadas a través del infrarrojo cercano, filtros verde y violeta se combinaron para producir esta imagen. Las imágenes se corrigieron por la luz dispersa fuera de la imagen, para proporcionar una corrección de color calibrada por longitud de onda. Los vacíos en las imágenes se han rellenado con colores simulados en función del color de las áreas de superficie cercanas con tipos de terreno similares.

Esta imagen a color consiste en imágenes adquiridas por el experimento Solid-State Imaging (SSI) de Galileo en la primera y la decimocuarta órbita de la nave espacial a través del sistema de Júpiter, en 1995 y 1998, respectivamente. La escala de la imagen es de 1,6 kilómetros por píxel. El norte de Europa está a la derecha.

Fuente del artículo: “Europa’s Stunning Surface“, de JPL.


Dawn revela cambios recientes en la superficie de Ceres

Astronomía

Por Fran Sevilla

Crédito de la imagen: NASA/JPL-Caltech/UCLA/MPS/DLR/IDA/ASI/INAF

Las observaciones de Ceres han detectado variaciones recientes en su superficie, revelando que el único planeta enano en el sistema solar interno es un cuerpo dinámico que continúa evolucionando y cambiando.

La misión Dawn de la NASA ha encontrado depósitos recientemente expuestos que nos brindan nueva información sobre los materiales en la corteza y cómo están cambiando, según dos artículos publicados el 14 de marzo en Science Advances que documentan los nuevos hallazgos.

Las observaciones obtenidas por el espectrómetro de mapeo visible e infrarrojo (VIR) en la nave espacial Dawn encontraron previamente hielo de agua en una docena de sitios en Ceres. El nuevo estudio reveló la abundancia de hielo en la pared norte de cráter Juling, un cráter de 20 kilómetros de diámetro. Las nuevas observaciones, realizadas desde abril hasta octubre de 2016, muestran un aumento en la cantidad de hielo en la pared del cráter.

Para Andrea Raponi, del Instituto de Astrofísica y Ciencias Planetarias en Roma, “Esta es la primera detección directa de cambios en la superficie de Ceres”.

Crédito de la imagen: NASA/JPL-Caltech/UCLA/MPS/DLR/IDA/ASI/INAF

Raponi dirigió el nuevo estudio que encontró cambios en la cantidad de hielo expuesto en el planeta enano. Señaló que “La combinación de Ceres moviéndose más cerca del sol en su órbita, junto con el cambio estacional, desencadena la liberación de vapor de agua del subsuelo, que luego se condensa en la fría pared del cráter. Esto causa un aumento en la cantidad de hielo expuesto. El calentamiento también podría causar deslizamientos de tierra en las paredes del cráter que muestran manchas de hielo fresco”.

Combinando observaciones químicas, geológicas y geofísicas, la misión Dawn está produciendo una visión completa de Ceres. Datos previos habían demostrado que Ceres tiene una corteza de aproximadamente 40 kilómetros de espesor, rica en agua, sales y, posiblemente, compuestos orgánicos.

En un segundo estudio, las observaciones con VIR también revelaron nueva información sobre la variabilidad de la corteza de Ceres y que sugieren cambios superficiales recientes, en forma de material recién expuesto.

Dawn encontró previamente carbonatos, comunes en la superficie del planeta, que se pudieron formar dentro de un océano. Los carbonatos de sodio, por ejemplo, dominan las regiones brillantes del cráter Occator, y se ha encontrado material de composición similar en cráter Oxo y en Ahuna Mons.

Crédito de la imagen: NASA/JPL-Caltech/UCLA/MPS/DLR/IDA/ASI/INAF

Este estudio, dirigido por Giacomo Carrozzo (Instituto de Astrofísica y Ciencias Planetarias), identificó 12 sitios ricos en carbonatos de sodio y examinó en detalle varias áreas de unos pocos kilómetros cuadrados que muestran dónde está presente el agua como parte de la estructura del carbonato. El estudio muestra la primera vez que se ha encontrado carbonato hidratado en la superficie de Ceres, o en cualquier otro cuerpo planetario además de la Tierra, brindándonos nueva información sobre la evolución química del planeta enano.

El hielo de agua no es estable en la superficie de Ceres durante largos periodos de tiempo a menos que esté oculto en las sombras, como en el caso del cráter Juling. De forma similar, el carbonato hidratado se deshidrataría, aunque a lo largo de un período de tiempo más largo, de unos pocos millones de años.

Para Carrozzo “Esto implica que los sitios ricos en carbonatos hidratados han estado expuestos debido a la actividad reciente en la superficie”.

La gran diversidad de materiales, hielo y carbonatos, expuestos a través de impactos, desprendimientos de tierra y crio-vulcanismo sugiere que la corteza de Ceres no es uniforme en su composición. Estas heterogeneidades se produjeron durante la congelación del océano original de Ceres, que formó la corteza, o más tarde como consecuencia de grandes impactos o intrusiones crio-volcánicas.

Para Cristina De Sanctis, líder del equipo VIR en el Instituto de Astrofísica. y Ciencia Planetaria, “Los cambios en la abundancia de hielo de agua a corto plazo, así como la presencia de carbonatos de sodio hidratados, son una prueba más de que Ceres es un organismo geológica y químicamente activo”.

Fuente de la noticia: “NASA Dawn Reveals Recent Changes in Ceres’ Surface“, de NASA.


Solarscope día 23

Astronomía

Por Fran Sevilla

Por fin algo de actividad en en Sol. Fotografía tomada esta mañana con el móvil y usando el solarscope de la AR2706 (cerca del centro, un poco a la derecha y abajo).

 

Dibujo: Catedral de Valladolid

Dibujo

Por Fran Sevilla

Aprovechando el paseo matinal de ayer, un dibujo de la Catedral de Valladolid (entrada que da a la Plaza de la Universidad). Realizado sobre papel A5 y con bolígrafo negro.

 

La Gran Mancha Roja de Júpiter se hace más alta a medida que se reduce

Astronomía

Por Fran Sevilla

Crédito de la imagen: NASA’s Goddard Space Flight Center

Aunque una vez fue lo suficientemente grande como para tragar tres Tierras con espacio de sobra, la Gran Mancha Roja de Júpiter se ha estado reduciendo durante un siglo y medio. Nadie está seguro de cuánto tiempo seguirá contrayéndose o si desaparecerá por completo.

Sin embargo, un nuevo estudio sugiere que no todo ha sido un descenso. La tormenta parece haber aumentado en área al menos una vez en este intervalo, y cada vez es más alta a medida que se hace más pequeña.

Para Amy Simon, experta en atmósferas planetarias en el Goddard Space Flight Center de la NASA (Greenbelt, Maryland) y autora principal del nuevo artículo publicado en el Astronomical Journal, “Las tormentas son dinámicas, y eso es lo que vemos con la Gran Mancha Roja. Cambia constantemente de tamaño y forma, y sus vientos cambian también”.

Las observaciones de Júpiter datan de hace siglos, pero la primera observación confirmada de la Gran Mancha Roja fue en 1831 (Los investigadores no están seguros de si los primeros observadores que vieron una mancha roja en Júpiter estaban mirando la misma tormenta).

Los observadores han podido medir el tamaño y la deriva de la Gran Mancha Roja durante mucho tiempo. Un registro continuo de al menos una observación de este tipo por año se remonta hasta 1878.

Simon y sus compañeros recurrieron a este rico archivo de observaciones históricas y las combinaron con datos de naves espaciales de la NASA, comenzando con las dos misiones Voyager en 1979. En particular, el grupo se basó en una serie de observaciones anuales de Júpiter que los miembros del equipo han estado realizando con el Telescopio Espacial Hubble de la NASA como parte del proyecto Outer Planets Atmospheres Legacy (OPAL). Los científicos del equipo OPAL tienen su base en Goddard, la Universidad de California en Berkeley y el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA (Pasadena, California).

El equipo rastreó la evolución de la Gran Mancha Roja, analizando su tamaño, forma, color y velocidad de deriva. También miraron las velocidades del viento interno de la tormenta, cuando esa información estaba disponible.

Los nuevos hallazgos indican que la Gran Mancha Roja recientemente comenzó a desplazarse hacia el oeste más rápido que antes. La tormenta siempre se mantiene en la misma latitud, sostenida por corrientes en chorro hacia el norte y el sur, pero gira alrededor del globo en la dirección opuesta en relación con la rotación hacia el este del planeta. Históricamente, se ha asumido que esta deriva es más o menos constante, pero en observaciones recientes, el equipo descubrió que no es así.

El estudio confirma que la tormenta ha estado disminuyendo en general desde 1878. Pero el registro histórico también indica que el área creció temporalmente en la década de 1920.

Para Reta Beebe, profesora emérita de la Universidad Estatal de Nuevo México y coautora, “Hay evidencia en las observaciones archivadas de que la Gran Mancha Roja ha crecido y disminuido con el tiempo. Sin embargo, la tormenta es bastante pequeña ahora, y ha pasado mucho tiempo desde la última vez que creció”.

Debido a que la tormenta se ha ido contrayendo, los investigadores esperaban encontrar que los poderosos vientos internos se volvían aún más fuertes, como un patinador de hielo que gira más rápido cuando pliega sus brazos.

En lugar de girar más rápido, la tormenta parece forzada a aumentar de altura. De modo similar a como ocurre con la arcilla en una rueda de alfarero. A medida que la rueda gira, un artista puede transformar un bulto corto y redondo en un jarrón alto y delgado empujando hacia adentro con las manos. Cuanta más pequeña sea la base, más alto crecerá. En el caso de la Gran Mancha Roja, el cambio de altura es pequeño en relación con el área que cubre la tormenta, pero aun así es notable.

El color de la Gran Mancha Roja ha ido cambiando, volviéndose intensamente anaranjado desde 2014. Los investigadores no están seguros de por qué está sucediendo, pero es posible que los compuestos químicos que colorean la tormenta sean transportados a la atmósfera a medida que la mancha se hace más alta. En altitudes más altas, los compuestos químicos estarían sujetos a más radiación ultravioleta.

Los investigadores no saben si la mancha se contraerá un poco más y luego se estabilizará o se romperá por completo. Tal y como indicó Rick Cosentino, “Si las tendencias que vemos en la Gran Mancha Roja continúan, los próximos cinco a diez años podrían ser muy interesantes desde un punto de vista dinámico. Podríamos ver cambios rápidos en la apariencia física y el comportamiento de la tormenta, y tal vez la mancha roja termine no siendo tan grande”.

Fuente de la noticia: “Jupiter’s Great Red Spot Getting Taller as it Shrinks, NASA Team Finds“, de NASA.


Dibujo: Pliegues de tela

Dibujo

Por Fran Sevilla

Otro dibujo, pliegues de tela. Este realizado en tres “capas”. La primera con tinta aguada, una segunda consistente en cubrirlo con barniz, y finalmente rematado con carboncillo y pastel blanco.

 

El Hubble observa una misteriosa tormenta menguante de Neptuno

Astronomía

Por Fran Sevilla

Crédito de la imagen: NASA, ESA, and M.H. Wong and A.I. Hsu (UC Berkeley)

En el planeta más lejano conocido de nuestro sistema solar, una amenazadora y oscura tormenta, una vez lo suficientemente grande como para cruzar el océano Atlántico desde Boston hasta Portugal, está desapareciendo tal y como se ve en las fotografías de Neptuno tomadas por el Telescopio Espacial Hubble de la NASA.

Las inmensas tormentas oscuras de Neptuno fueron descubiertas por primera vez a finales de la década de 1980 por la nave espacial Voyager 2 de la NASA. Desde entonces, solo el Hubble ha tenido la capacidad suficiente para rastrearlas. Hubble descubrió dos tormentas oscuras que aparecieron a mediados de la década de 1990 y luego desaparecieron. Esta última tormenta se vio por primera vez en 2015, pero ahora se está reduciendo.

Al igual que la Gran Mancha Roja de Júpiter (GRS), la tormenta se arremolina en una dirección anticiclónica y está extrayendo material de las profundidades de la atmósfera del planeta gigante de hielo. La tormenta ofrece a los astrónomos una oportunidad única para estudiar los vientos profundos de Neptuno, que no se pueden medir directamente.

El material puede ser sulfuro de hidrógeno, con un penetrante olor de huevos podridos. Según explicó Joshua Tollefson, de la Universidad de California en Berkeley, “Las partículas en sí mismas son altamente reflectantes; son solo un poco más oscuras que las partículas en la atmósfera circundante”.

A diferencia de la Gran Mancha Roja de Júpiter, que fue descubierta por Robert Hooke en el siglo XVII y está siendo estudiada desde 1830, los vórtices oscuros de Neptuno duran solo unos pocos años. Esta es la primera que realmente ha sido fotografiada según está muriendo.

Para Agustín Sánchez-Lavega, de la Universidad del País Vasco (España), “No tenemos evidencia de cómo se forman estos vórtices o como de rápido giran. Lo más probable es que surjan de una inestabilidad en los vientos cruzados hacia el este y hacia el oeste”.

El vórtice oscuro se está comportando de manera diferente a lo que los observadores planetarios predijeron. Para Michael H. Wong, de la Universidad de California en Berkeley, refiriéndose al trabajo de Ray LeBeau (ahora en la Universidad de St. Louis) y el equipo de Tim Dowling en la Universidad de Louisville, “Parece que estamos capturando la desaparición de este vórtice oscuro, y es diferente de lo que los estudios conocidos nos llevaron a esperar. Sus simulaciones dinámicas dijeron que los anticiclones bajo la cizalladura del viento de Neptuno probablemente derivarían hacia el ecuador. Pensamos que una vez que el vórtice se acercara demasiado al ecuador, se rompería y tal vez crearía un espectacular estallido de actividad nubosa”.

Pero la mancha oscura, que se vio por primera vez en las latitudes medias del sur, aparentemente se ha desvanecido en lugar desaparecer con un “estampido”. Eso puede estar relacionado con la dirección sorprendente de su deriva: hacia el polo sur, en lugar de hacia el norte y hacia el ecuador. A diferencia de la Gran Mancha Roja de Júpiter, la mancha de Neptuno no está tan estrechamente restringida por numerosos chorros de viento alternados (vistos como bandas en la atmósfera de Júpiter). Neptuno parece tener solo tres grandes chorros: uno hacia el oeste en el ecuador, y hacia el este alrededor de los polos norte y sur. El vórtice debería de ser libre para moverse entre dichos chorros.

Wong indicó que “No hay otros observatorios aparte del Hubble y la Voyager que hayan observado estos vórtices. Por ahora, solo el Hubble puede proporcionar los datos que necesitamos para comprender cuán comunes o raros son estos fascinantes sistemas meteorológicos neptunianos”.

Las primeras imágenes del vórtice oscuro provienen del programa Outer Planet Atmospheres Legacy (OPAL), un proyecto del Telescopio Espacial Hubble a largo plazo que anualmente captura mapas globales de los cuatro planetas exteriores de nuestro sistema solar. Solo el Hubble tiene la capacidad única de explorar estos mundos con luz ultravioleta, lo que arroja información importante que no está disponible para otros telescopios actuales. Datos adicionales, de un programa de Hubble enfocado al vórtice oscuro, pertenecen a un equipo internacional que incluye a Wong, Tollefson, Sánchez-Lavega, Andrew Hsu, Imke de Pater, Amy Simon, Ricardo Hueso, Lawrence Sromovsky, Patrick Fry, Statia Luszcz-Cook, Heidi Hammel, Marc Delcroix, Katherine de Kleer, Glenn Orton y Christoph Baranec.

El paper de Wong se publicó online en el Astronomical Journal del 15 de febrero de 2018.

Fuente de la noticia: “Hubble Sees Neptune’s Mysterious Shrinking Storm“, de NASA.

 


Dibujo: Pruebas con barras de pasteles

Dibujo

Por Fran Sevilla

Algunas pruebas con barras de pasteles… para comenzar a dar algo de color a los dibujos.

 

Frontera final

Astronomía

Por Fran Sevilla

Crédito de la imagen: NASA/JPL-Caltech/Space Science Institute

Esta imagen de Saturno está orientada hacia el lado nocturno del planeta, iluminado por la luz solar reflejada por los anillos. Un mosaico de algunas de las últimas imágenes capturadas por las cámaras de la Cassini, muestra la ubicación donde la nave espacial entraría en la atmósfera del planeta horas después. El óvalo marca el sitio de entrada. Mientras que esta área estaba en el lado nocturno del planeta en ese momento, giraría a la luz del día para cuando Cassini realizara su inmersión final en la atmósfera superior de Saturno, poniendo fin a su notable exploración de 13 años de Saturno.

Las imágenes tomadas con los filtros espectrales rojo, verde y azul se combinaron para mostrar la escena en color casi natural. Las imágenes fueron tomadas con la cámara de gran ángulo de Cassini el 14 de septiembre de 2017, a una distancia de aproximadamente 634.000 kilómetros de Saturno.

La nave espacial Cassini finalizó su misión el 15 de septiembre de 2017.

Fuente de la noticia: “Final Frontier“, de NASA.

 

Júpiter con color rosado

Astronomía

Por Fran Sevilla

Crédito de la imagen: NASA/JPL-Caltech/SwRI/MSSS/Matt Brealey/Gustavo B C

Esta imagen muestra una imagen en primer plano de una tormenta con brillantes nubes en el hemisferio norte de Júpiter. La nave espacial Juno de la NASA tomó esta fotografía mejorada en color el 7 de febrero durante su 11º sobrevuelo cercano al planeta gigante gaseoso. En ese momento, la nave espacial estaba a 12.195 kilómetros de la parte superior de las nubes de Júpiter, a 49,2 grados de latitud norte.

Matt Brealey procesó la imagen usando datos de la cámara JunoCam. Gustavo B C ajustó posteriormente los colores y añadió el procesamiento de esta tormenta por parte de Matt Brealey. Las imágenes en bruto de JunoCam están disponibles para que el público las examine y procese en la siguiente web:

www.missionjuno.swri.edu/junocam


Fuente del artículo: “Rose-Colored Jupiter“, de NASA.


Una galaxia fantasmal que carece de materia oscura

Astronomía

Por Fran Sevilla

Crédito de la imagen: NASA, ESA y P. van Dokkum (Yale University)

NGC 1052-DF2 reside a unos 65 millones de años luz de distancia en el Grupo NGC 1052, que está dominado por una galaxia elíptica masiva llamada NGC 1052.

Esta galaxia de aspecto borroso es tan difusa que los astrónomos pueden ver claramente las galaxias distantes situadas detrás de ella. Esta galaxia fantasmal no está bien formada y no se parece a una galaxia espiral típica, pero tampoco parece una galaxia elíptica. Según los colores de sus cúmulos globulares, la galaxia tiene aproximadamente 10.000 millones de años de edad. Sin embargo, incluso los cúmulos globulares son extraños: son dos veces más grandes que los cúmulos habitualmente observados.

Todas estas rarezas palidecen en comparación con el rasgo más extraño de esta galaxia: a NGC 1052-DF2 le falta la mayor parte, si no la totalidad, de su materia oscura. La galaxia contiene solo una pequeña fracción de materia oscura que los astrónomos esperarían para una galaxia de este tamaño. Pero cómo se formó es un completo misterio.

El Telescopio Espacial Hubble tomó esta imagen el 16 de noviembre de 2017.

Fuente de la noticia: “A ghostly galaxy lacking dark matter“, de ESA.

 

Es probable que tengan agua en abundancia los planetas del sistema TRAPPIST-1

Astronomía

Por Fran Sevilla

Crédito de la imagen: ESO

Los exoplanetas existentes alrededor de la débil estrella roja TRAPPIST-1, a tan sólo 40 años luz de nuestro planeta, fueron detectados por primera vez con el Telescopio TRAPPIST-sur (Observatorio La Silla, ESO) en 2016. Durante el siguiente año se hicieron nuevas observaciones, tanto desde telescopios terrestres, como el VLT (Very Large Telescope, ESO), o con el Telescopio Espacial Spitzer (NASA), revelando que no había menos de siete planetas en el sistema, cada uno con un tamaño similar al de la Tierra. Se denominaron TRAPPIST-1b, c, d, e, f, g y h, manteniendo el orden en el que aumenta la distancia a la estrella central.

Ahora se han realizado más observaciones, tanto con telescopios basados en tierra, incluyendo la instalación casi finalizada SPECULOOS (Observatorio Paranal, ESO), como desde el Telescopio Espacial Spitzer y el Telescopio Espacial Kepler (NASA). Un equipo de científicos, liderado por Simon Grimm (Universidad de Berna, Suiza), ha aplicado métodos de modelado informático muy complejos a los datos existentes y ha calculado las densidades de los planetas con bastante precisión.

Tal y como Simon Grimm explica, “Los planetas de TRAPPIST-1 están tan próximos que interfieren entre sí gravitatoriamente, por lo que, cuando pasan frente a la estrella, hay un ligero cambio en los tiempos. Estos cambios dependen de las masas de los planetas, sus distancias y otros parámetros orbitales. Con el modelo informático simulamos las órbitas de los planetas hasta que los tránsitos previstos concuerdan con los valores observados y de ahí obtenemos las masas planetarias”.

Eric Agol, miembro del equipo, señaló que “Una meta, perseguida desde hace un tiempo dentro del campo del estudio de los exoplanetas, ha sido conocer la composición de los planetas que son similares a la Tierra en tamaño y temperatura. El descubrimiento de TRAPPIST-1 y las capacidades de las instalaciones de ESO en Chile y del Telescopio Espacial Spitzer de la NASA en órbita, lo han hecho posible. ¡Por primera vez tenemos una pista que nos indica de qué están hechos los exoplanetas del tamaño de la Tierra!”.

Las medidas de densidad combinadas con los modelos de las composiciones de los planetas, sugieren que los siete planetas de TRAPPIST-1 no son mundos rocosos estériles. Parecen contener cantidades significativas de material volátil, probablemente agua, que alcanza hasta un 5% de la masa del exoplaneta en algunos casos, lo cual supone una gran cantidad: en comparación, solo el 0,02% de la masa de nuestro planeta es agua.

Según Olivier Brice Demory, coautor de estudio, “Las densidades, pese a ser pistas importantes sobre la composición de los planetas, no indican nada sobre la habitabilidad. Sin embargo, nuestro estudio es un paso importante mientras seguimos explorando si estos planetas podrían sustentar vida”.

TRAPPIST-1b y c, los exoplanetas más interiores, podrían tener núcleos rocosos y estar rodeados de atmósferas mucho más gruesas que la de la Tierra. Por su parte, TRAPPIST-1d es el más ligero de los planetas, con un 30 por ciento de la masa de nuestro planeta. Los científicos no están seguros de si podría tener un gran atmósfera, un océano o una capa de hielo.

Los investigadores se sorprendieron de que TRAPPIST-1e sea el único planeta del sistema que sea un poco más denso que la Tierra, lo que indicaría que puede tener un núcleo más denso con hierro y que no necesariamente tendría que tener una atmósfera densa, un océano o una capa de hielo. Es curioso que TRAPPIST-1e parezca tener una composición mucho más rocosa que el resto de planetas. En términos de tamaño, densidad y de radiación que recibe de su estrella, sería el planeta más similar a la Tierra.

TRAPPIST-1f, g y h están lo suficientemente lejos de la estrella como para que el agua pueda congelarse y estar en forma de hielo sobre sus superficies. Si tuvieran finas atmósferas, sería poco probable que contuvieran las moléculas pesadas que encontramos en la Tierra, como el dióxido de carbono. Para Caroline Dorn, de la Universidad de Zúrich (Suiza), “Es interesante que los planetas más densos no sean los que están más cerca de la estrella, y que los planetas más fríos no tengan atmósferas gruesas”.

El sistema TRAPPIST-1 seguirá siendo objeto de estudio detallado por parte de telescopios terrestres y espaciales, incluyendo los futuros ELT (Extremely Large Telescope, ESO) y el Telescopio Espacial James Webb (NASA/ESA/CSA).

También se están invirtiendo esfuerzos en buscar otros exoplanetas alrededor de débiles estrellas rojas como TRAPPIST-1. Para Michaël Gillon “Este resultado muestra el enorme interés de observar estrellas enanas ultrafrías cercanas —como TRAPPIST-1— para el tránsito de planetas terrestres. Ese es exactamente el objetivo de SPECULOOS, nuestro nuevo buscador de exoplanetas, que está a punto de iniciar operaciones en el Observatorio Paranal de ESO, en Chile”.

Fuente de la noticia: “TRAPPIST-1 Planets Probably Rich in Water“, de ESO.

 

Fotografía publicada en AstronomíA

Astronomía

Por Fran Sevilla

Gran alegría al ver una de mis fotografías publicada en la revista AstronomíA de este mes (mayo 2018). Se trata de la fotografía de la nebulosa Roseta, tomada el 19 de enero desde La Parrilla.

 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Nos encanta recibir tus comentarios y que participes!
Deja un comentario (Normas de participación)