Entradas del mes de junio de 2016

 [Nota: Este artículo es una recopilación de todas las entradas publicadas durante este mes]



El cielo en junio 2016

Josean Carrasco 1 junio, 2016 - 12:30 am 

CONSTELACIONES, ESTRELLAS BRILLANTES Y PLANETAS VISIBLES A SIMPLE VISTA EN JUNIO 2016

MAPA JUNIO 2016

En los anocheceres de junio, con sus largos crepúsculos que se alargan hasta la medianoche, podemos ver en la eclíptica, cruzando nuestro meridiano local, a la extensa constelación de VIRGO, que podemos reconocer por su estrella principal Espiga (Alpha Vir), y a la constelación de LIBRA, con Zuben El Genubi (Alpha2 Lib) y Zuben El Chamali (Beta Lib).


También en la eclíptica, apagados por la luz del crepúsculo y por estar a tan baja altura, despareciendo por el cuadrante NO, vemos a los GEMELOSCástor y Pólux, (Alpha y Beta Gem), y a las tenues estrellas de CÁNCER, casi imperceptibles. Siguiendo el destino de éstas va Régulo (Alpha Leo), la estrella principal del LEÓN, que desaparecerá apenas una hora después de medianoche.

En el cuadrante SE, vemos brillar en la eclíptica a Antares (Alpha Sco) el “corazón” de ESCORPIÓN. También sobre la eclíptica vemos la gran constelación de OFIUCO, y emergiendo a SAGITARIO.

En el cuadrante NE volvemos a ver las tres estrellas que conforman el popular asterismo del Triángulo de Verano: Vega (Alpha Lyr), Deneb (Alpha Cyg) y Altair (Alpha Aql)

Por el cénit, durante el crepúsculo vemos la constelación de BOYERO, y cruzando nuestro meridiano local a gran altura -65 grados- a Arturo (Alpha Boo) su estrella principal y una de las más brillantes de nuestros cielos boreales.

Mirando al norte, durante el crepúsculo, vemos el asterismo del trapecio de la OSA MENOR por encima de Polaris (Alpha UMi), y serpenteando en la parte alta de la región circumpolar a DRAGÓN. Descendiendo por el NO vemos a la OSA MAYOR mientras que por la parte baja apenas se advierte CAMELOPARDALIS.  Hay que esperar a la madrugada para poder ver por encima de la bruma las estrellas de CASIOPEA y las de CEFEO

En junio tenemos varias lluvias de meteoros a destacar: las Ariétidas el día 7, las Zeta Perseidas el día 9 y las Beta-Táuridas el día 28.

EL SOL, LA LUNA Y LOS PLANETAS EN JUNIO 2016

El Sol, en TAURO, pasa a GÉMINIS el día 21.

SOL junio 2016           

Día 1

Día 15

Día 30

Comienzo Crepúsculo Matutino

04:17

04:07

04:12

Orto

06:28

06:25

06:29

Tránsito

14:06

14:09

14:06

Ocaso

21:44

21:52

21:42

Final Crepúsculo Vespertino

23:56

16/00:10

1/00:11

Coordenadas Aparentes de AR

04h38m13s

05h36m25.5s

06h38m44.2s

Coordenadas Aparentes de Declinación

+22 06′ 20″

+23 19′ 32″

+23 08′ 15″

 

SOLSTICIO DE VERANO: 20 junio 2016 a las 22:34 TU

FASES DE LA LUNA EN JUNIO 2016

Junio 2016

día

Hora

(Tiempo Local)

Constelación

Sale

Culmina

Se pone

Luna Nueva

5

05:00

Tauro

07:03

14:32

22:04

Cuarto Creciente

12

10:10

Leo

14:08

20:32

02:48

Luna Llena

20

13:12

Sagitario

20:48

01:47

06:45

Cuarto Menguante

27

20:19

Piscis

01:40

07:44

13:56

Las horas, en Tiempo Local, de los Ortos, Tránsitos y Ocasos están calculadas para Donostia/San Sebastián.

En verde aparecen las horas del día anterior al señalado en la tabla y en rojo las del posterior.

PERIGEO Y APOGEO EN JUNIO 2016

Junio 2016

día

Hora

(Tiempo Local)

Constelación

Distancia a la Tierra en Km

Perigeo

3

12:54

Aries

361 138.0

Apogeo

15

13:59

Virgo

405 025.0

Perigeo es el punto de la órbita lunar más próximo a la Tierra y Apogeo el más alejado

 

Foto de Aitor Abadía

PLANETAS EN JUNIO 2016

 

Ascensión Recta

Declinación (J2000)

Día 1

Día 15

Día 30

Mercurio

03h05m19s

04h06m56s

06h03m21s

+13 29′ 49″

+18 30′ 15″

+23 52′ 19″

Venus

04h32m25s

05h46m39.s

07h07m14s

+21 41′ 21″

+23 44′ 04″

+23 24′ 59″

Marte

15h42m29s

15h25m45s

15h18m53s

-21 22′ 01″

-21 00′ 17″

-21 00′ 51″

Júpiter

11h02m24s

11h06m46s

11h13m19s

+07 32′ 49″

+07 02′ 42″

+06 18′ 49″

Saturno

16h47m28s

16h43m07s

16h38m52s

-20 34′ 18″

-20 27′ 36″

-20 21′ 27″

Urano

01h25m53s

01h27m53s

01h29m31s

+08 22′ 22″

+08 33′ 57″

+08 43′ 08″

Neptuno

22h54m01s

22h54m11s

22h53m55s

-07 55′ 07″

-07 54′ 40″

-07 56′ 50″

Tablas con las coordenadas J2000 y con datos para la observación de los planetas telúricos a primeros, mediados y finales del mes en el momento de su tránsito por el meridiano local de Donostia / San Sebastián en tiempo local. Fuente JPL

 

Trayectoria aparente del Sol y trayectorias de Venus y Mercurio a lo largo de junio 2016


MERCURIO          

Día 1

Día 15

Día 30

magnitud

0.8

-0.3

-1.6

Orto

05:36

05:20

05:51

Tránsito

12:33

12:39

13:37

Ocaso

19:30

20:00

21:23

Elongación

23.8º matutino

21.3º matutino

8.4º matutino

Visible durante todo el mes en el crepúsculo matutino. El día 5 alcanza su máxima elongación Oeste (24.2 grados).

 

VENUS          

Día 1

Día 15

Día 30

magnitud

-4.0

-4.0

-3.9

Orto

06:26

06:35

06:57

Tránsito

14:00

14:19

14:40

Ocaso

21:34

22:03

22:22

Elongación

1.5º matutino

2.4º vespertino

6.5º vespertino

No visible. El día 6 se encuentra en conjunción superior y pasando tras el disco solar (Antitránsito)

 

Trayectoria de Marte en retrogradación por entre las estrellas de LIBRA a lo largo de junio 2016

 

MARTE          

Día 1

Día 15

Día 30

magnitud

-2.0

-1.7

-1.4

Orto

20:34

19:20

18:14

Tránsito

01:11

00:00

22:54

Ocaso

05:49

04:39

03:33

Visible durante todo el mes desde el crepúsculo vespertino hasta bien entrada la madrugada. Localizable en LIBRA moviéndose en retrogradación hasta el día 30 cuando alcanza el punto estacionario en ascensión recta (AR).


JÚPITER         

Día 1

Día 15

Día 30

magnitud

-2.1

-2.0

-1.9

Orto

13:59

13:10

12:20

Tránsito

20:32

19:41

18:48

Ocaso

03:04

02:11

01:16

Localizable en LEO, es visible hacia el Oeste durante todo el mes desde el crepúsculo vespertino hasta el comienzo de la madrugada

 

SATURNO       

Día 1

Día 15

Día 30

magnitud

0.0

0.1

0.1

Orto

21:35

20:35

19:31

Tránsito

02:16

01:17

00:14

Ocaso

06:58

05:59

04:56

Visible durante todo el mes desde el crepúsculo vespertino hasta bien entrada la madrugada. Localizable en LIBRA en retrogradación. El día 3 se encuentra en oposición.

 

URANO               

Día 1

Día 15

Día 30

magnitud

5.9

5.9

5.8

Orto

04:17

03:23

02:25

Tránsito

10:53

10:00

09:03

Ocaso

17:29

16:37

15:40

Localizable en PISCIS, es visible con prismáticos o pequeños telescopios sobre el horizonte SE desde bien entrada la madrugada hasta el final de la noche.

 

NEPTUNO               

Día 1

Día 15

Día 30

magnitud

7.9

7.9

7.9

Orto

02:47

01:53

00:53

Tránsito

08:22

07:27

06:28

Ocaso

13:56

13:01

12:02

Localizable en ACUARIO, podemos observarlo con prismáticos o pequeños telescopios sobre el horizonte SE-SSE desde entrada la madrugada hasta el final de la noche.

 

Saturno en oposición

Verónica Casanova 3 junio, 2016 - 12:46 am 

Saturn_during_Equinox

Crédito: De NASA / JPL / Space Science Institute

Ya están de vuelta. Después de que gran parte del invierno los cielos hayan estado desprovistos de planetas durante el atardecer, una vez más, regresan para amenizarnos las noches de observación. Primero lo hizo Júpiter. Después, recientemente Marte ha alcanzado su oposición. Y ahora le toca a Saturno, el señor de los anillos del Sistema Solar.

La noche del 3 de junio a las 7:00 UT, Saturno saldrá por el este justo cuando el Sol se pone por el oeste, lo que facilitará en gran medida su observación para los no muy trasnochadores. El planeta anillado se encuentra actualmente en la constelación de Ofiuco y cuenta con una magnitud de 0,04.


Saturno alcanza la oposición cada 378 días, a medida que orbita al Sol en un periodo de 29,5 años. Durante los próximos años se encontrará bajo en el horizonte, pero adentrándose en una interesante zona celeste plagada de estrellas que hará disfrutar a los astrofotógrafos. Actualmente el planeta se encuentra a 9 UA de distancia, encaminándose hacia el afelio, que alcanzará el 17 de abril de 2018.

Pero tampoco debemos olvidar a los anillos del planeta en su observación. Los diferentes aros se encuentran inclinados unos 26º, lo que nos permitirá observarlos perfectamente.

Crédito: De NASA / JPL / Space Science Institute

A través del ocular, Saturno se muestra como un disco amarillento de 18″, que se extiende  a 43″ si tenemos en cuenta a los anillos. Si conseguimos una imagen con un aumento notable, podremos contemplar la división de Cassini de los anillos. El planeta posee 62 lunas, la mayoría de ellas muy débiles. Pero entre todas destaca el gran Titán. Con un telescopio pequeño, se podrían observar hasta seis lunas.

¡Feliz observación!

Más información en el enlace.

[Artículo cedido por Astrofísica y Física]


2007 OR10: El mayor cuerpo sin nombre en el Sistema Solar (I)

Fran Sevilla 5 junio, 2016 - 12:11 am 

1_k2_or10_eder_miles

Crédito: Konkoly Observatory/András Pál, Hungarian Astronomical Association/Iván Éder, NASA/JHUAPL/SwRI (*)

Los planetas enanos tienden a ser un grupo misterioso. Con la excepción de Ceres, el cual está situado en el cinturón principal de asteroides entre Marte y Júpiter, todos los miembros de la clase de los planetas enanos de nuestro Sistema Solar están más allá de Neptuno. Están lejos de la Tierra, son pequeños y fríos, lo que los convierte en objetivos difíciles de observar, incluso con grandes telescopios.

Plutón es el primer ejemplo. Antes de la visita en 2015 de la misión New Horizons de la NASA, el mayor de los planetas enanos se veía muy pequeño incluso con el Telescopio Espacial Hubble. Dados los retos inherentes a intentar observar estos lejanos mundos, los astrónomos a menudo necesitan combinar datos de una variedad de fuentes para observar los detalles básicos sus propiedades.

Recientemente, un grupo de astrónomos ha combinado datos de dos observatorios espaciales para descubrir algo sorprendente: un candidato a ser planeta enano [Nota importante: No está oficialmente aceptado como planeta enano por la IAU] denominado 2007 OR10 es significativamente mayor que lo pensado previamente.

Los resultados muestran que 2007 OR10 es el mayor nombre sin nombre de nuestro Sistema Solar y sería [de ser categorizado por la IAU como planeta enano] el tercero mayor de los planetas enanos. El estudio también encontró que el objeto es algo más oscuro y que gira más lentamente que la mayoría de los cuerpos que orbitan el Sol, empleando 45 horas para completar su rotación.

Para su investigación, los científicos usaron el Telescopio Espacial Kepler de la NASA -en su misión conocida como K2- a la vez de datos del infrarrojo procedentes del Observatorio Espacial Herschel. Herschel fue una misión de la Agencia Espacial Europea (ESA) con participación de la NASA. El paper que incluye estos resultados ha sido publicado en The Astronomical Journal.

Para Geert Barentsen, investigador del Kepler/K2 en el Ames Research Center de la NASA (Silicon Valley, California), “K2 ha realizado otra importante contribución en la revisión del tamaño estimado de 2007 OR10. Pero lo que es realmente potente es como combinando datos de K2 y Herschel se obtiene una gran cantidad de información sobre las propiedades del objeto”.

La medida revisada del diámetro del cuerpo, 1.535 kilómetros, es unos 100 kilómetros mayor que el siguiente planeta enano mayor, Makemake, y cerca de un tercio menor que Plutón. Otro planeta enano, llamado Haumea, tiene una forma oblonga siendo mayor su eje que 2007 OR10, pero sin embargo en volumen es menor.

Como su misión predecesora, K2 busca variaciones en el brillo de objetos distantes. Una pequeña caída en el brillo de una estrella puede ser una señal de un planeta pasando o transitando por delante. Pero, más cerca de nuestro planeta, K2 también busca en el Sistema solar pequeños cuerpos como cometas, asteroides, lunas y planetas enanos. Debido a su exquisita sensibilidad a los pequeños cambios en el brillo, Kepler es un excelente instrumento para observar distantes objetos de nuestro Sistema Solar y como cambian a medida que rotan sobre su eje.

Estimar el tamaño de estos lejanos y débiles objetos es complicado. Dado que parecen ser meros puntos de luz, puede ser un reto determinar cuando la luz que emiten representa un pequeño pero brillante cuerpo, o grande pero oscuro. Esto es lo que hace tan difícil observar 2007 OR10 -aunque su órbita elíptica lo acerca al Sol tanto como Neptuno, actualmente está el doble de lejos del Sol que Plutón-.

Fuente de la noticia: “2007 OR10: Largest Unnamed World in the Solar System” de NASA.

(*) Nota importante: No está oficialmente aceptado como planeta enano por la IAU. Aquí os presentamos la información tal cual la da a conocer la NASA.


2007 OR10: El mayor cuerpo sin nombre en el Sistema Solar (y II)

Fran Sevilla 7 junio, 2016 - 1:14 am 

Snow2whi

Concepción artística. Crédito: NASA

Estimaciones previas basadas únicamente en datos de Herschel sugerían un diámetro de unos 1.280 kilómetros para 2007 OR10. Sin embargo, sin conocer el periodo de rotación del objeto, estos estudios estaban limitados en su capacidad de estimar la distribución de brillo, y su tamaño. El descubrimiento por K2 de un una rotación muy lenta fue esencial para que el equipo construyese modelos más detallados para revelasen las peculiaridades de este cuerpo. Las medidas de la rotación incluso incluían variaciones de brillo a lo largo de su superficie.

Juntos, los dos telescopios espaciales permitieron al equipo medir la fracción de luz solar reflejada por 2007 OR10 (usando Kepler) y la fracción absorbida y posteriormente radiada de vuelta en forma de calor (usando Herschel). Juntando ambos conjuntos de datos se obtuvo una estimación del tamaño del cuerpo y cuanta luz reflejaba.

De acuerdo con las nuevas medidas, el diámetro de 2007 OR10 es 250 kilómetros mayor de lo pensado previamente. El mayor tamaño también implica mayor gravedad y una superficie muy oscura. Esta naturaleza oscura es diferente de la mayoría de los planetas enanos [Nota importante: No está oficialmente aceptado como planeta enano por la IAU], que son más brillantes. Observaciones previas con telescopios terrestres encontraron que 2007 OR10 tiene un color rojo característico, y otros investigadores han sugerido que podría ser debido a hielo de metano en su superficie.

Para András Pál, del Observatorio Konkoly (Budapest, Hungría), “Nuestro mayor tamaño revisado para 2007 OR10 hace más probable que el planeta está cubierto de hielos volátiles de metano, monóxido de carbono y nitrógeno, los cuales podrían perderse fácilmente en el espacio en cuerpos más pequeños. Es emocionante para desentrañar los detalles de este nuevo y distante mundo -especialmente dado que su superficie es excepcionalmente oscura y rojiza para su tamaño”.

Cuando 2007 OR10 reciba finalmente un nombre, dicho honor recaerá en los descubridores del objeto. Los astrónomos Meg Schwamb, Mike Brown y David Rabinowitz los encontraron en 2007 en un survey de búsqueda de objetos distantes usando el Telescopio Samuel Oschin del Observatorio Palomar (cerca de San Diego, California).

Para Meg Schwamb “Los nombres de cuerpos con tamaños como Plutón nos cuentan una historia sobre las características de sus respectivos objetos. En el pasado, no sabíamos lo suficiente sobre 2007 OR10 como para asignarle un nombre que pudiese hacerle justicia. Creo que estamos llegando a un punto en el cual podemos darle el nombre correcto a 2007 OR10”.

Fuente de la noticia: “2007 OR10: Largest Unnamed World in the Solar System” de NASA.

 

Solarscope día 20: Región 2546

Fran Sevilla 9 junio, 2016 - 12:05 am 

WP_20160520_011 _2_Det

Esta espectacular región era fácilmente observable el pasado 20 de mayo. Verónica Casanova y yo pudimos observarla con el Solarscope. Se trata de la región activa 2546 y la fotografía fue realizada con el móvil a las 18:15 horas.


Astrofísica y Física cumple 7 años

Fran Sevilla 11 junio, 2016 - 12:00 am 

ayf

Hoy el blog de Verónica Casanova, Astrofísica y Física, cumple siete años de existencia:

               ¡FELICIDADES!!

Para celebrarlo, os reproducimos su primer post. Podéis ver el enlace original aquí: “Encontrar vida extraterrestre gracias a los espectros

jueves, 11 de junio de 2009

Encontrar vida extrasterrestre gracias a los espectros

 

Científicos del Instituto de Astrofísica de Canarias, han dado con una forma relativamente sencilla de hallar vida en otros planetas. Estudiando el espectro de transmisión de un planeta se puede encontrar información sobre la química de su atmósfera y con ello, encontrar las “huellas” de la vida como el oxígeno y el metano. El equipo de Enric Pallé ha observado el espectro de la Tierra tal y como lo vería una civilización extraterrestre, valiéndose del eclipse lunar del 16 de agosto de 2.008, encontrando claramente signos de vida en su espectro.

Más información en este enlace

Publicado por Verónica Casanova en 21:13


Sistema Kepler-223: Indicios de migración planetaria (I)

Fran Sevilla 13 junio, 2016 - 12:28 am 

Los cuatro planetas del sistema estelar Kepler-223 parecen tener poco en común con los planetas de nuestro propio Sistema Solar actual. Pero un nuevo estudio usando datos del Telescopio Espacial Kepler de la NASA sugieren un posible punto común en un pasado distante. Los planetas de Kepler-223 orbitan su estrella en la misma forma en que Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno lo hacían en los primeros tiempos del Sistema Solar, antes de migrar a sus actuales posiciones.

Según Sean Mills, autor líder del estudio, “Saber exactamente como y donde se forman los planetas es una cuestión sin respuesta en la ciencia planetaria. Nuestro trabajo esencialmente testea un modelo para la formación planetaria para un tipo de planeta que no tenemos en nuestro Sistema Solar”.

Los gaseosos planetas que orbitan Kepler-223, los cuales todos son mucho más masivos que la Tierra, orbitan cerca de su estrella. Según Mills “Este es el motivo del gran debate sobre cómo se formaron, cómo llegaron allí y por qué no tenemos un planeta análogo en nuestro Sistema Solar”.

Mills y sus colaboradores usaron datos de Kepler -de la misión conocida como K2- para analizar cómo los cuatro planetas bloquean la luz de sus estrellas. Esta información también proporcionó a los investigadores el tamaño y masa de los planetas. El equipo desarrolló simulaciones numéricas de migración planetaria que genere una arquitectura como la del actual sistema, similar a la migración que se cree que ocurrió con los gigantes gaseosos del Sistema Solar. Estos cálculos son descritos en la edición Advance Online de Nature del 11 de mayo.

La configuración orbital de nuestro propio Sistema parece haber evolucionado desde su nacimiento hace 4.600 millones de años. Los cuatro planetas conocidos del sistema Kepler-223, sin embargo, a pesar de ser más viejo, han mantenido la configuración orbital durante mucho más tiempo.

Los astrónomos llaman a los planetas de Kepler-223 como “sub-Neptunos”. Posiblemente consisten en un núcleo sólido y una envoltura de gas, y pueden orbitar sus estrellas en periodos que varían únicamente de 7 a 19 días. Son el tipo más común de planetas conocido de la Galaxia, a pesar de no haber nada parecido que orbite nuestro Sol.

Los planetas de Kepler-223 también están en resonancia. Su influencia gravitacional en otros cuerpos crea una relación periódica entre las órbitas. Los planetas están en resonancia cuando, por ejemplo, cada vez que uno completa una órbita alrededor de su estrella, otro lo hace dos veces. Tres de las mayores lunas de Júpiter, donde el fenómeno fue descubierto, muestran resonancias. Kepler-223 es el primer sistema que muestra cuatro planetas extrasolares en resonancia.

Según Daniel Fabrycky, coautor y miembro de la Universidad de Chicago, “Este es el ejemplo más extremo de este fenómeno”.

Fuente de la noticia: “Kepler-223 System: Clues to Planetary Migration” de NASA.


Sistema Kepler-223: Indicios de migración planetaria (y II)

Fran Sevilla 15 junio, 2016 - 12:32 am 

KOI_730_3-4-4-6

Crédito: W.Rebel/en.wikipedia.org

Para Howard Isaacson, coautor y astrónomo en Berkeley (California), el sistema Kepler-223 aporta escenarios alternativos sobre cómo de formaron los planetas y migraron en un sistema planetario que es diferente del nuestro. “Los datos de Kepler y del telescopio Keck fueron absolutamente críticos en esta consideración”.

KOI_730_3-4-6-8

Crédito: W.Rebel/en.wikipedia.org

Algunas etapas de la formación planetaria podrían implicar procesos violentos. Pero durante otras etapas, los planetas pueden evolucionar desde discos gaseosos de una manera más suave, tal y como probablemente ocurrió con los planetas de tipo sub-Neptuno de Kepler-223.

Según Mills “Sabemos que dos planetas migraron a través de este disco, se quedaron ‘enganchados’ y se mantuvieron juntos mientras migraban; encontraron un tercero y migraron juntos; encontraron un cuarto y nuevamente se ‘engancharon'”.

Este proceso difiere completamente de lo que los científicos creen que ocurrió con la formación de Mercurio, Venus, la Tierra y Marte, los cuales se formaron probablemente en sus actuales localizaciones orbitales.

Según indicó Mills, la Tierra se formó de cuerpos del tamaño de Marte o la Luna que chocaron en un proceso violento y caótico. Cuando los planetas se forman de esta manera, sus periodos orbitales finales no están en resonancia.

Sin embargo los científicos sospechan que los mayores y más distantes planetas del Sistema Solar, Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno, se desplazaron sustancialmente durante su formación. Pueden haber tenido resonancias que en algún momento recordaren a las vistas en Kepler-223, posiblemente después de interaccionar con numerosos asteroides y pequeños planetas (planetesimales).

Para Fabrycky “estas resonancias son extremadamente frágiles. Si los cuerpos se movían y golpeaban unos contra otros, entonces podrían los planetas haber abandonado la resonancia”. Pero de algún modo los planetas de Kepler-223 han logrado salvar esta dispersión.

Fuente de la noticia: “Kepler-223 System: Clues to Planetary Migration” de NASA.

 

Ocultaciones estelares aportan luz sobre la atmósfera de Plutón

Fran Sevilla 17 junio, 2016 - 12:24 am 

3_1_nh-stellaroccultationcartoon-use

Crédito: NASA/JHUAPL/SWRI

Científicos del equipo de la misión New Horizons de la NASA han anunciado el éxito en la observación desde la nave de la primera ocultación en el ultravioleta de estrellas. Constituye un importante logro de la misión en su encuentro con Plutón. Estos datos, almacenados en la New Horizons desde el pasado verano y recientemente transmitidos a la Tierra, confirman varios descubrimientos importantes sobre la atmósfera de Plutón.

Aproximadamente cuatro horas después de que New Horizons realizase su máxima aproximación a Plutón el 14 de julio pasado -momento en el cual la nave se encontraba a 320.000 kilómetros más allá de Plutón- el espectrómetro en ultravioleta Alice, a bordo de la nave, observó cómo dos brillantes estrellas en el ultravioleta pasaban por detrás de Plutón y su atmósfera. La luz de cada estrella se atenuó a medida que se movía a través de las capas más profundas de la atmósfera del planeta enano, absorbida por diversos gases.

Más parecidas a la ocultación solar que Alice había observado pocas horas antes -cuando usó la luz solar para hacer medidas similares-, estas ocultaciones estelares aportaron información sobre la composición y estructura de la atmósfera de Plutón. Ambas ocultaciones estelares revelaron marcas espectrales en el ultravioleta entre otros de nitrógeno e hidrocarburos tales como el metano y el acetileno, tal y como mostró la ocultación solar previa.

Los resultados de las ocultaciones estelares y del Sol son también son consistentes en términos de presión vertical y temperatura de la atmósfera superior de Plutón. Esto significa que los perfiles verticales del nitrógeno e hidrocarburos de la atmósfera superior son similares en diversas localizaciones de Plutón.

Los resultados confirman el descubrimiento con Alice durante la ocultación solar de que la temperatura de la atmósfera superior es un 25% más fría y por ello, más compacta de lo previsto por los científicos antes del encuentro. Esto también confirma, aunque indirectamente, el resultado del análisis y modelado de la observación de la ocultación solar con Alice sobre la tasa de escape del nitrógeno, sobre 1.000 veces menor de lo esperado.

Fuente del artículo: “First Stellar Occultations Shed Additional Light on Pluto’s Atmosphere” de NASA.

 

Primera evidencia de la presencia de cometas en torno a una estrella vecina (I)

Verónica Casanova 19 junio, 2016 - 12:59 am 

1_0_firstevidenc

Ilustración de HD 181327. Crédito: Amanda Smith, University of Cambridge

Un equipo internacional de astrónomos ha encontrado evidencias de la presencia de hielo y cometas orbitando alrededor de una estrella cercana y similar al Sol, lo que podría ayudar a comprender cómo fueron los inicios de nuestro propio Sistema Solar.

Empleando datos aportados por ALMA, los investigadores detectaron niveles muy bajos de monóxido de carbono alrededor de la estrella, en cantidades que son consistentes a las observadas en los cometas del Sistema Solar. Estos resultados son el primer paso para establecer las propiedades que poseen las nubes de cometas situadas alrededor de las estrellas en la evolución de los sistemas.

Los cometas son esencialmente “bolas de nieve sucia” formados por hielo y rocas, que a veces presentan colas de polvo generadas por el arrastre de los materiales tras ellos. Se encuentran típicamente en los confines del Sistema Solar, pero eventualmente nos visitan. Por ejemplo, el cometa Halley se acerca a la Tierra cada 76 años. Otros cometas lo hacen en periodos de hasta 100.000 años. E incluso algunos sólo nos visitan una única vez, siendo después lanzados hacia el espacio interestelar.

Se cree que cuando el Sistema Solar se formó, la Tierra era un cuerpo desierto y rocoso similar a lo que es Marte hoy en día. A medida que los cometas colisionaron contra nuestro joven planeta, muchos elementos como el agua, enriquecieron su superficie.

La estrella estudiada, HD 181327, tiene aproximadamente un 30% más de masa que nuestro Sol y se encuentra a 160 años luz en la constelación de Pictor. Este sistema tiene una edad de 23 millones de años (el Sistema Solar posee 4,6 mil millones de años).

“Los sistemas jóvenes como éste son muy activos, con cometas y asteroides chocando unos contra otros y contra otros cuerpos como los planetas”, comentó Sebastián Marino, estudiante de doctorado del Instituto de Astronomía de Cambridge y autor principal del artículo. “El sistema tiene una composición de hielo similar al nuestro, por lo que es el idóneo para estudiar los inicios del Sistema Solar”.

Más información en el enlace.

[Artículo cedido por Astrofísica y Física]

 

Primera evidencia de la presencia de cometas en torno a una estrella vecina (y II)

Verónica Casanova 21 junio, 2016 - 12:02 am 

1_1_1-firstevidenc

Imagen tomada por ALMA de HD 181327. Crédito: Amanda Smith, University of Cambridge

Gracias a ALMA, los astrónomos observaron que la estrella está rodeada por un anillo de polvo generado probablemente por la colisión de cometas, asteroides y otros cuerpos. Con las técnicas actuales no ha sido posible, de momento, observar planetas en el sistema.

“Suponiendo que hay planetas que orbitan alrededor de la estrella, probablemente ya se hayan formado, pero la única manera de verlos es a través de imágenes directas. Desgraciadamente, esta técnica sólo es válida para planetas gigantes como Júpiter”, dijo el co-autor Luca Matra, también estudiante de doctorado en el Instituto de Astronomía de Cambridge.

Con el fin de detectar la posible presencia de los cometas, los investigadores utilizaron ALMA para buscar firmas de gas, ya que las mismas colisiones que causaron el anillo de polvo también deberían causar la liberación de gas. Hasta ahora, dicho gas sólo se ha detectado en torno a unas pocas estrellas, todas mucho más masivas que el Sol. El uso de simulaciones para modelar la composición del sistema, fueron capaces de detectar niveles muy bajos de gas monóxido de carbono.

“Esta es la concentración más baja del gas jamás detectada en un cinturón de asteroides y cometas. Estamos realmente empujando a ALMA a sus límites”, dijo Marino.

“La cantidad de gas que detectamos es análoga a la de una bola de hielo de 200 kilómetros de diámetro, que es impresionante teniendo en cuenta lo lejos que está la estrella”, dijo Matra. “Es sorprendente que ahora podamos hacer esto con los sistemas exoplanetarios.”

Los resultados han sido aceptados para su publicación en la revista Monthly Notices de la Royal Astronomical Society.

Más información en el enlace.

[Artículo cedido por Astrofísica y Física]

 

Montañas VS volcanes en Io (I)

Verónica Casanova 23 junio, 2016 - 12:33 am 

2_1_3-squeezingout

Crédito: NASA/JPL/University of Arizona

Las montañas no son lo primero en lo que nos fijamos cuando observamos a la luna Io de Júpiter. Este pequeño satélite, famoso por sus más de 400 volcanes activos, es un mundo bañado por la lava. Pero a parte de estos volcanes, existen otras montañas que no se parecen nada a ellos.

Además, también son diferentes a las montañas de nuestro mundo. Las montañas de Io son picos aislados que sobresalen de la nada. Desde el espacio se ven más bien como los chips de chocolate de una galleta.

Para los geofísicos planetarios como William McKinnon, profesor de ciencias terrestres y planetarias en la Universidad de Washington, las montañas de Io son un intrigante rompecabezas. ¿Cómo se han formado?

Como la superficie de Io es joven debido a su continua actividad volcánica, no es fácil poder estudiar la historia geológica de la luna mediante las observaciones visuales, por lo que los científicos tienen que realizar diferentes simulaciones para resolver el problema.

“Los científicos han pensados durante mucho tiempo que las montañas de Io podrían deberse a las continuas erupciones en toda la luna”, comentó McKinnon. ” Esta lava arrojada sobre la superficie genera un empuje hacia abajo debido a su peso, por lo que se activan fuerzas de compresión que aumentan con la profundidad”.

McKinnon y su antiguo alumno, Paul Schenk, escribieron un artículo que explica esta hipótesis en 2001.

El experimento numérico descrito en la revista Nature Geoscience prueba esta hipótesis mediante una simulación. “La gente ha estado comprimiendo los interiores planetarios sin límite para ver qué ocurre”, comenta McKinnon, “pero nosotros aplicamos la compresión de manera diferente porque en Io la compresión aumenta con la profundidad, la superficie no está comprimida. Pensamos que podríamos imitar esto biselando los bordes de una caja, comprimiéndola como harías con un acordeón.

Las simulaciones demuestran que la tensión se localiza en una fractura individual, o falla, que empieza a gran profundidad en la litosfera y rasga a través de la roca hasta alcanzar la superficie. Cuando alcanza la superficie de hecho sigue, formando un acantilado y estirando la superficie del bloque que queda encima.

“Es una sencilla demostración de cómo puede funcionar esto realmente”, añade McKinnon.
Así se podría explicar, por ejemplo, por qué hay erupciones recientes cerca de las montañas.

Más información en el enlace.

[Artículo cedido por Astrofísica y Física]


Montañas VS volcanes en Io (y II)

Verónica Casanova 25 junio, 2016 - 12:36 am 

2_2_2-squeezingout

Hi’iaka Montes. Crédito: NASA/JPL/University of Arizona

“Las fuerzas de compresión de profundidad en la corteza son increíblemente altas”, dijo McKinnon. “Cuando estas fallas rompen la superficie, esas fuerzas se liberan, y producen tensión en todo su entorno, proporcionando una vía para que se produzca una erupción”. El modelo también podría explicar por qué las montañas están asociadas a depresiones pocos profundas e irregulares conocidas como patera. “Cuanto el estrés tectónico cambia el ambiente, puede formarse una cámara de magma en el nivel medio de la corteza, que posteriormente llega a la superficie a través de la falla. Entonces, la corteza que hay encima de la cámara colapsa dando lugar a la formación de la patera”.

El modelo también podría explicar algunas de las características tectónicas observadas que parecen “separar a las montañas”, e incluso la correlación entre montañas y volcanes de la luna.

El peso de la lava provoca que la corteza profunda sufra una compresión y que aumente de temperatura. A su vez, este calentamiento de temperatura provoca que las rocas se expandan, y como no hay espacio suficiente para su expansión, se vuelve a producir más fuerzas de compresión. Los volcanes en erupción disipan parte de ese calor, reduciendo las tensiones térmicas bajo ellos, lo que también reduce la posibilidad de la formación de montañas. Pero si se detiene el vulcanismo, la corteza se caliente, aumentan las tensiones térmicas, y la formación de montañas es más probable.

“Es un nuevo mecanismo de formación de la montaña, que no vemos en otros lugares del Sistema Solar”, dijo McKinnon.

“El mismo tipo de cosas podrían haber ocurrido en la Tierra, cuando era muy joven y se encontraba totalmente cubierta por un océano poco profundo”, dijo McKinnon.

“Debido a que todavía había una gran cantidad de actividad volcánica, podrían haber estallado a través del océano generando así las primeras tierras emergentes en la Tierra”, dijo McKinnon.

Así Io podría ser un portal del tiempo a la Tierra primitiva.

Más información en el enlace.

[Artículo cedido por Astrofísica y Física]

 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Nos encanta recibir tus comentarios y que participes!
Deja un comentario (Normas de participación)