domingo, 25 de noviembre de 2012

El campo magnético terrestre podría estar implicado en la degradación de la capa de ozono


[Fuente de la noticia: Agencia Sinc]

Imagen: NASA

La interacción del campo magnético terrestre con sustancias químicas contaminantes podría explicar la presencia de estas sustancias en las zonas polares, donde hoy se registra el mayor deterioro de la capa de ozono, según un estudio de la Universidad Autónoma de Madrid.

Año tras año la capa de ozono se reduce en las zonas polares. Como causa de este fenómeno los científicos han identificado en dichas zonas la presencia de óxidos de nitrógeno, átomos de cloro y radicales monóxido, entre otras especies químicas que participan como sustancias intermedias en reacciones en cadena de degradación de las moléculas de ozono. Se sabe que el origen de estas especies químicas se encuentra en muchos productos y combustibles utilizados especialmente en las zonas más pobladas y desarrolladas del planeta, pero hasta ahora no se ha constatado cuál es el mecanismo que las transporta hasta las zonas polares. 

Una reciente investigación —publicada en la revista Green and Sustainable Chemistry por Jaime González Velasco, Catedrático de Química Física y Electroquímica de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM)— ofrece nuevos elementos para explicar la presencia en las zonas polares de las especies químicas que degradan esa capa que en la tierra funciona como filtro de las radiaciones ultravioleta.

En su trabajo, González Velasco encuentra que el motor de este mecanismo son las propias características magnéticas de las especies químicas. En concreto, resalta la distinción entre sustancias diamagnéticas y sustancias paramagnéticas. Esta distinción es la que permite entender que, en un campo magnético, unas sustancias —las paramagnéticas— sean atraídas hacia la región donde el campo es más intenso, mientras que otras —las diamagnéticas— sean atraídas hacia la región donde el campo es más débil.

En base a esto el autor argumenta que, en el campo magnético terrestre, las moléculas de oxígeno, al ser paramagnéticas, serían dirigidas hacia los polos, donde la intensidad del campo es máxima. Por el contrario, las moléculas de ozono, al ser diamagnéticas, serían transportadas por el campo magnético terrestre hacia zonas en las que su intensidad es mínima, es decir, hacia las zonas tropicales y ecuatoriales.


Para el investigador, el que las moléculas de oxígeno sean paramagnéticas y las de ozono diamagnéticas, podría explicar también la reducción anormal que cada año sufre la capa de ozono durante las estaciones de primavera y su consiguiente recuperación durante las estaciones de verano. De hecho, el catedrático propone un mecanismo que explica estos ciclos anuales de degradación-recuperación.

El mecanismo de transporte, un asunto en cuestión

La degradación de la capa de ozono no tiene lugar en las zonas templadas de los hemisferios norte y sur de la tierra, que es donde se acumula la mayor concentración de población contaminante. Puesto que la degradación aparece en latitudes polares, los científicos han concluido que debe existir un mecanismo de transporte hacia esas latitudes que explique la presencia de los átomos de cloro, óxidos de nitrógeno y demás sustancias que actúan en la destrucción de la capa ozono.

Otro indicio importante de este mecanismo, es el hecho de que la degradación de la capa de ozono se produce en primavera, que es cuando comienzan a llegar fotones a las zonas polares, los cuales inducen los procesos fotoquímicos necesarios para que se produzca la desaparición de las moléculas de ozono.

Además, el agujero de la capa de ozono que aparece en las latitudes australes suele ser de mayor magnitud que el que se produce en las zonas boreales, pese a que es en el hemisferio norte donde se produce la mayor acumulación de actividades industriales y de tráfico de diversos tipos de vehículos responsables de la generación de óxidos de nitrógeno.

Como mecanismos de transporte de las especies degradantes se ha recurrido hasta el momento a considerar como responsables a los vientos dominantes a diversas alturas de la atmósfera, que generan corrientes capaces de llevar hasta los polos las moléculas, átomos y radicales perjudiciales. No obstante, bajo esta teoría quedan sin explicación muchas cuestiones, como la distribución de concentraciones de óxidos de nitrógeno a diversas alturas de la atmósfera.

Referencia bibliográfica:
González Velasco, Jaime. Some new questions about the seasonal decrease of the ozone layer, Green and SustainableChemistry, 2012, 2, 112-116.

[Fuente de la noticia: Agencia Sinc]

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Siéntete libre! ¡Nos encanta recibir tus comentarios y que participes!
Deja un comentario

También te puede interesar...

Enciclopedia Galáctica desde Términus

Agrupación Astronómica de Sabadell (13) Agujeros Negros (33) Albert Einstein (16) Asociación Astronómica M31 (10) Asteroide (87) Astrobiología (30) AstrofísicayFísica.com (18) Astroinformática (29) Astronáutica (63) Astrónomos (18) Auriga (9) Big Bang (17) Blackberry (13) Capella (11) Carnaval de la Física (32) Carnival of Space (53) Caronte (7) Cassini (51) CBR (14) CCD (52) CEA (62) Cefeida (4) Ceres (4) Cielo del mes (49) Ciencia (33) Cigüñuela (2) CME (33) Cometa (97) Conjunción (16) Constante de Hubble (7) Constelación (7) Contaminación Lumínica (24) Convención de Observadores (2) Cosmología (86) Cuadrántidas (7) Cúmulo abierto/globular (13) Cúmulo de Galaxias (18) Destellos desde Vega (135) Dobson (4) Documentales y TV (11) Durango (34) Eclipse Lunar (36) Eclipse Solar (28) Edwin Hubble (6) Encelado (10) Energía Oscura (4) Equinoccio (6) Eris (10) Escorpio (7) Espectroscopia (5) Estrella de Neutrones (9) Estrella doble (22) Estrella enana blanca (6) Estrella enana marrón (6) Estrella gigante roja (12) Estrella variable (48) Eta Acuáridas (8) ETX (56) Eventos (60) Exoplanetas (121) Formación (15) Fotografía (88) Fuerza Gravitatoria (16) Fuerza Nuclear Fuerte (11) Física (119) Gaia (7) Galaxia (53) Garai (5) Gemínidas (11) Geología (29) Halley (4) Hartley 2 (6) Haumea/Ataecina (8) Herschel (8) Historia (2) Hubble (54) Isaac Newton (3) ISS (12) Japeto (4) Johnsy (10) Josean Carrasco (11) Júpiter (90) Júpiter caliente (6) Kepler (13) Kutxaespacio/Eureka (9) La Luna (137) La Parrilla (7) La Tierra (35) Leónidas (8) Lyra (12) Lyridas (9) M42 (20) Makemake (5) Mancha solar (78) Marte (104) Matemáticas (12) Materia Oscura (10) Mecánica Cuántica (57) Mercurio (19) Messenger (11) Meteorología (14) Meteoros (140) Miguel Rodríguez (18) Mimas (3) MPC (2) NASA (42) Nebulosa de emisión/absorción (12) Nebulosa planetaria (13) NEO (5) Neptuno (24) New Horizons (2) Nube de Oort (4) Nubes de Magallanes (6) Observatorio (31) Ocultación (11) Orión (27) Oriónidas (5) Pablo Santos (20) Perseidas (24) Phobos (11) Planck (7) Planeta enano (15) Pleyades (9) Plutón (20) Prismáticos (14) Protoestrella (6) Púlsar (10) Quaoar (5) Quasar (10) Química (12) Radiotelescopio (22) Reloj de Sol (2) RET50 (10) Saturno (101) Sistema Solar (39) Sociedad Astronómica Syrma (14) Sociedad de ciencias Aranzadi (2) SOHO (17) Sol (150) Solarscope (39) Solsticio (5) STEREO (7) Superestrella (7) Supernova (42) Taurus (8) Telescopio (30) Titán (20) TNOs (44) Triángulo del Verano (2) Técnicas (9) UNED (29) Universo (9) Urano (28) Valladolid (48) Vega (43) Venus (49) Verónica Casanova (198) Voyager I/II (7) Vía Láctea (20) WISE (12)
Vega 0.0 no se hace responsable en ningún caso del contenido de los comentarios vertidos por los usuarios del blog, incluidos aquellos que hagan dichos comentarios de modo anónimo.